Jueves, 05 de diciembre de 2019 | Año XIX | No: 6946 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru
A+ A A-

Viñales, cuna del habano que atrae y sorprende a turistas

  • Escrito por Guadalupe Vallejo Mora. Enviada
  • Publicado en Reportaje


Pinar del Río.- A sus 22 años de edad, Sergio forma parte de la quinta generación de pinareños, cuyas manos artesanales dan forma al habano, un producto de exportación mundial, que en septiembre de 2015 dio paso a la Ruta del Tabaco, la cual está lista para recibir a los visitantes de cara a los 500 años de la fundación de La Habana.

Ahí, desde el mes de septiembre de cada año y hasta el primer cuatrimestre del siguiente, Viñales –ubicada dentro de esta provincia- se inunda de numerosas plantaciones de tabaco que dan vida a los puros más apreciados del planeta: los habanos.

A tres horas de La Habana, se puede llegar por la carretera nacional al valle de Viñales, que sorprende a los visitantes con sus verdes paisajes, llenos de vegetación y acompañados de formaciones montañosas de roca, denominadas mogotes.

En ese lugar es donde nace la planta del tabaco. “Una planta anual o perenne, de tallo herbáceo y semileñoso, hojas grandes y perfectamente aisladas, abundante vena y que generalmente no son onduladas”, asegura el joven campesino.

“Comenzamos el 21 de septiembre a preparar las tierras y los semilleros, aunque el proceso dura todo el año. Se deja crecer unos meses en el campo y en febrero hacemos la primera elección, que es la hoja de mayor calidad”, explica.

El campesino precisa que a finales de mayo, se realiza la segunda elección, “que es una hoja más pequeña, que tiene menos calidad para hacer los cigarrillos cubanos”.

Lo cierto es que antes de que inicie la lluvia, en el mes de mayo, se debe dejar secar la planta del tabaco, cuyo tallo mide entre cinco y 12 centímetros de altura, porque de esa manera "es más fácil la manipulación y podemos trabajar sin romper la hoja”.

Además de invitar a la relajación que otorga toda provincia, este lugar es característico por los “secaderos”, cabañas construidas con pino y techos cubiertos con hojas de palma, donde reposan todas las hojas del tabaco con las que se darán vida a los habanos.

“Una vez que se cuenta con las hojas, se realizan paquetes de cuatro a seis libras con toda la producción, se coloca todo junto en el secadero. Lo cubrimos con la hoja de palma, durante 40 a 50 días para que la hoja fermente (se seque)”, explica.

Posteriormente, “después de ese tiempo, ya se le vende al gobierno y podemos hacer la segunda fermentación, pasa por la casa de selección, se le quita el palo, se clasifica la hoja, se hacen otros procesos de fermentación, se hace un paquete herméticamente sellado con la corteza de la palma real y de ahí se envía a las factorías (fábricas) para su venta local e internacional”, destaca Sergio.

Si bien todas las hojas son de buena calidad, el campesino reconoce que tienen características diferentes y dependiendo de su clasificación, se podrán realizar habanos más suave, más fuerte, un Romeo y Julieta o bien, un Montecristo.

La elaboración de cada habano lleva en promedio 30 minutos para los expertos y su diferencia “radica en la posición de la hoja en la planta”. El Habano debe quedar compacto y del mismo grosor. “Después se le pone la capa final y queda listo”.

Recuerda que su abuelo fue su maestro. “La primera vez que enrollé (una planta de tabaco) tenía 10, 11 años y cuando se lo enseñé me dijo que estaba bien pero que en siete u ocho años, los iba a hacer mejor.

“Él me enseñó cómo se debe colocar la hoja dentro del puro para que tire bien. A la hora de enrollarlo, tiene que ser todo parejo, si lo tuerces un poco o colocas mal la hoja, puede que no tire bien el puro. Lleva su proceso, no es tan fácil”, menciona.

Sergio trabaja en uno de los secaderos que hay cerca de su casa y en donde se fermentan 50 mil hojas. El lugar a simple vista parece una choza, pero más de cerca se puede observar que no hay ventanas y ya en su interior, te recibe un fuerte olor a tabaco y miles de planta que semejan murciélagos apretujados unos con otros.

“Aproximadamente son entre cuatro y cinco puros por planta, depende de la cantidad de hoja que tú utilices. Esta hoja va a ser fumada en febrero del año que viene. Cuando tienes bastante producción la puedes dejar fermentando un poco más de tiempo. Mientras más lo fermentes, mejor”, añade el pinareño.

A pregunta expresa, refiere que los productos se exportan a todo el mundo, aunque hay naciones como Canadá, China, Japón y Alemania, donde son más requeridos.

“Nosotros solamente como campesinos, nos encargamos de la producción, y hay quien vende los productos en las factorías (tiendas) e intentan exportarlo”.

En otro secadero, se encuentra Paco, un hombre maduro de 75 años de edad, quien asegura que fuma desde los ocho años. Tiene en su haber cinco matrimonios, 10 hijos y cuatro nietos.

Orgulloso muestra uno a uno sus instrumentos de trabajo que lo han acompañado durante su jornada laboral: una guillotina, chaveta, prensa -donde una vez enrollado el tabaco se debe dejar reposar 30 minutos-, el tablero donde se corta el producto y por supuesto el pegamento natural y papel.

La hoja de tabaco principal que será la base del habano y que se le denomina “capote”, por su semejanza a la que usan los toreros, se le cortan ambos extremos para formar un rectángulo.

“Posteriormente, coloca las tripas- otras hojas con las que formarán el relleno del tabaco- a las cuales les retira la vena dado que en ella se concentra la nicotina”, refiere.

Sus expertas y hábiles manos trabajan ante la mirada de los visitantes, en su mayoría extranjeros; tras colocar el relleno, procede a enrollar la hoja para darle el grosor y la altura requerida. Una vez esperado los 30 minutos requeridos, le coloca la capa fina.

Ésta última “es una hoja fina, elástica, con la que se cubrirá todo el producto, al que también le es retirada la vena y se le corta ambos extremos. Esto es un habano 4 Montecristo”, refiere al mostrar el producto final.

Las plantas se clasifican en suaves o ligeras, fuerte o secas y volado que ayuda a la combustión, “para que arda el tabaco”. Su mezcla da aroma, sabor y fortaleza al habano y la cantidad va en función de su tipo.

El más conocido a nivel mundial, es el Cohiba, un habano alargado, fino, creado en 1966 y bautizado con el nombre que los aborígenes cubanos daban al tabaco y del cual derivan otras líneas más exclusivas.

Además está el Montecristo, Partagás, Romeo y Julieta, así como H-Humpmann, entre otros. Los precios, comercialización y demás, “no nos corresponden”.

La “cuna o meca del habano”, también alberga a la finca “Quemado de Rubí”, perteneciente a Héctor Luis Prieto, Premio del Habano en 2008, cuya siembra se realiza a partir de dos formas de cultivo: el denominado tapado y al Sol.

Está también, en el municipio de San Luis, la Empresa de Tabaco San Luis, una finca que perteneció a Alejandro Robaina, el único cubano, que en vida, tuvo una marca de habano Premium con su apellido, el denominado "Vegas Robaina".

De acuerdo a los guías del lugar, para la siembra de la planta del habano, “se toman las semillas que son muy pequeñas. En tamaño, son las terceras más pequeñas del mundo, se ponen en una parte húmeda. Se toma una porción pequeña, la tapan con algún tipo de tejido, donde permanecen cerca de 45 días, hasta que tienen 10 a 15 centímetros”.

El mes de mayo, ya no es temporada de tabaco, por lo que los agricultores plantan maíz o papa dulce, para reutilizar la tierra. La actividad económica de Viñales, con una población de más de 28 mil habitantes, es fundamentalmente la agricultura y de ella obtienen el tabaco.

Cada productor vende entre 80 y 90 por ciento de la producción de tabaco a CubaTabaco, hay una sola empresa cubana que se dedica a la compra del tabaco y ellos son los que los comercializan, los que los llevan después a las fábricas de tabaco. Los productores se quedan con una producción pequeña, porque es para consumo propio.

Lo cierto es que en la última década, se han fortalecido los servicios relacionados con el turismo, dado que se cuenta con renta de casas, restaurantes, cafeterías y atracciones como montar a caballo, además los visitantes pueden atravesar el Valle de Viñales y en muchos de sus senderos enuentran los secaderos de tabaco.

Lo cierto es que muchos que se dieron cita en el marco de la Feria Internacional de Turismo (FITCuba-2019) -que concluyó la víspera-, acuden a Viñales donde además de la producción del habano disfrutan de la espléndida vista que ofrece el lugar y, sobre todo, de una tradición: una invitación a pasar a la casa familiar donde podrán encontrar café, tabaco y ron.

INFOMX/NTX/GVM/VLU/TURISMO15
Modificado por última vez enViernes, 17 Mayo 2019 14:52

Reportajes

Migrantes a la espera de visa humanitaria en Chiapas

Por Norberto Gutiérrez

«¿Tú crees que yo tenga oportunidad aquí?», es la pregunta que un profesor haitiano hace...

Masacres, el sello de Los Zetas

Por Mesa de Redacción

Satillo.- La guerra entre carteles de la droga, así como el cobro de piso, han...

Sin migración, comunidades del río Suchiate mueren

Por Gerardo Avendaño. Enviado

*El despliegue de la Guardia Nacional para contener a los migrantes indocumentados afecta al comercio...

La huella de carbono digital: internet también ensucia el planeta

Por Mesa de Redacción

San Francisco.- Aunque apaguemos la luz y desenchufemos los aparatos eléctricos, cada uno de nosotros...

Las prisiones mexicanas y la Santa Muerte

Por Ashlei Espinoza Rodríguez

México.- En las cárceles mexicanas una imagen resalta entre la penumbra. Su figura, plasmada en...

El Oro, una estampa del México minero en nuestros días

Por Arturo Monroy Hildegarde

El Oro, Mex..- Testigo de un glorioso pasado minero, el pueblo mágico de El Oro...

Secta quería 100 esclavas sexuales con el apoyo de mexicanos

Por Norberto Gutiérrez

Nueva York.- DOS, la rama oculta de la agencia Nxivm cuyos principales asociados enfrentan a...

“Aquí todos saben que somos trabajadoras sexuales transgénero”; La historia de Carmen, en la Roma

Por María del Refugio Gutiérrez

México.- Carmen espera el paso del último tren en la estación Chilpancingo del Metro. Es...

Tatuajes baratos, un peligro para la salud

Por Susana Hernández Valles

México.- En los últimos años, la industria del tatuaje ha aumentado y se ha vuelto...