Infórmate Diario

 

Domingo, 25 de agosto de 2019 | Año XIX | No: 6844 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
updated 5:18 AM CDT, Aug 25, 2019
esarcazh-CNdanlenfrdeiwjaptrusv

Diseños de Rigo Lewis marcaron un antes y después del Carnaval de Mazatlán

  • Escrito por Lucía Tadeo Sánchez
  • Publicado en Reportaje

Mazatlán.- Nacido justamente un domingo 14 de febrero de 1935, fecha en la que el desfile del Carnaval recorría las calles de Mazatlán, Rigoberto Lewis poseía un don excepcional para crear carros alegóricos que marcarían durante 54 años, un antes y un después en la forma que se proyecta una fiesta y sus encantos hacia el exterior.

Este artista sensible, que conocía mucho sobre las épocas de la historia de la humanidad, decía que al diseñar se metía en un tipo trance -porque su droga era el café y el cigarro- para poder así recrear episodios históricos en plataformas de carrozas, así como afirmaba que había vivido en la época de los castillos, del Renacimiento y del Barroco.

Su gusto por elaborar figuras que relucieran y destacaran de otras celebraciones como esta, empezó cuando tenía 17 o 18 años, y era estudiante de la reconocida preparatoria Rosales, en donde fue compañero del pintor y artista plástico mazatleco, Antonio López-Sáenz.

En esa época, una de sus maestras a quien le llamaban “la Nana Ramírez”, quien impartía la clase de dibujo, le dijo que para la celebración del 20 de Noviembre quería que creara dos carros alegóricos. “Sí, tú puedes, porque como a ti te gusta mucho el dibujo”, le expresó la docente.

En entrevista, la sobrina del creador sinaloense, Ana Mariana Olivera Lewis, narró que para realizar su “tarea”, Rigo Lewis tomó cosas de la casa de su madre como sábanas y engrudo; hizo un carro alegórico del Iztaccíhuatl.

“Le dieron la plataforma e hizo el volcán sobre el carro alegórico, hace el otro y se gana el premio del primer lugar”, relató.

Sin embargo, pese a que tenía ciertos talentos que lo pudieron llevar a estudiar arquitectura o diseño, “mi abuelita, a quien él le decía Catalina La Grande, porque era la persona que lo apoyaba en todo, siempre quiso que fuera médico, por lo que estudió la carrera de cirujano dentista en la Universidad Nacional Autónoma de México”.

De ahí nace todo, aseguró, “era una persona que tenía mucha sensibilidad, sabía de todas las épocas y, por este motivo, se inspiraba en estos estilos, por eso sus diseños de carrozas reales casi siempre eran así, era la mitología con el estilo de la época, porque podría incluir la griega, persa y romana”.

Además, de todos los movimientos culturales y estilos artísticos como el Barroco, Renacentista, Gótico y, casi siempre su distintivo son caballos, leones, tigres, dragones, figuras mitológicas que son las que resguardan la carroza.

Como parte de su inspiración para las elaboradas creaciones, él se documentaba con el acervo de su biblioteca, en la que tenía por supuesto muchísimos libros.

Explicó que Rigo quería ir a Europa y conocer esos castillos que creaba, pero había un inconveniente: no podía volar, aunque quería ir por barco, siempre se quedó con las ganas de ir al Viejo Continente, aun así él entraba a los castillos, decía que en su otra vida estuvo en ellos.

Recordó que en una ocasión le hicieron unos exámenes “y, por eso, en el momento de diseñar, aparte tenía el coeficiente demasiado elevado que, con su sensibilidad, los conjugaba para elaborar esas cosas que hacía”.

Con estos atributos o dones y, con el paso del tiempo, el doctor, como también era conocido, fue perfeccionando la altura de sus creaciones y todo lo que se requería para imponer un estilo, añadió.

“Siempre tuvo esa visión de poner atención en cada detalle, era tan perfeccionista, que hasta en lo más mínimo estaba al pendiente y trabajaba de una manera que cada carro tiene su moldura específica para darle el estilo que lleva, la época y el diseño”, precisó.

Rigo Lewis, a quien llamaban de cariño así, siempre trabajó con un estilo muy notorio con materiales como papel maché, engrudo, ornamentación, glitter (diamantina) y oropel (papel oro), que al ponerlos en las carrozas dan esos brillos y destellos que en combinación con las luces producen un colorido muy especial.

En diciembre de 2013, le presentó sus diseños a su hermana Ana Isabel Lewis, le dice: “mira la carroza del 2014, que era las amazonas de Brasil, tiene que ser así con una altura de 16 metros y medio, yo ya tengo todo planeado, pero quiero de la plataforma principal hasta el trono, que es el remate de la carroza, debe tener esa altura con 400 plumas de avestruz”.

El primer día del año 2014, significó para su familia y los mazatlecos el inicio de una pérdida irreparable, debido al hecho de que este día sufrió un derrame cerebral, que desafortunadamente lo llevó a perder la vida el 9 de enero de ese mismo año.

Aunque dejó el trabajo que desarrollaba inconcluso, ya que estaba haciendo las cuatro carrozas principales, su familia se dio a la tarea de continuar con el proyecto para cumplir el compromiso que su tío tenía con los mazatlecos y el carnaval.

“A los meses de su muerte llega un licenciado a casa de mi mamá Ana Isabel Lewis, que nos dice que la única que puede tener el legado, estilo, diseños y el acervo fotográfico que poseía, más todos los diseños que servirán para más de cien carnavales, todo es de mi mamá”, subrayó Ana Mariana Olivera.

Añadió que en 2014 se decidió no seguir, porque “decíamos no podemos ser como él, es imposible superarlo en lo más mínimo, resulta que después del sepelio se había acordado que tal vez se iban a quemar muchas figuras, pero por cosas raras o del destino, recibimos un mensaje, tal vez son cosas que la gente no entienda, pero fue un tipo de comunicación de él donde nos decía que continuáramos”.

La familia está muy feliz y emocionada, agregó, aunque reconoce que es un compromiso muy grande, porque el Carnaval Internacional de Mazatlán es tan grande que su pueblo es muy exigente porque Rigo, “como le decíamos de cariño, lo hizo así, exigente, y si él se exigía, el pueblo lo hace, y está esperando su regreso espectacular”.

Expresó que ella y sus hermanas Ana Isabel y Adriana Georgina, desde muy niñas ya eran parte de esta fiesta, porque su tío las subía a las plataformas de las carrozas, y recuerda vivir al límite y en la locura el mes de febrero por los preparativos.

“Yo trabaje muchísimos años con él en lo de las molduras, en dirigir a las personas, en forrar, y siempre fue y será una satisfacción, aunque realmente es un alboroto que no puedo describir. Hay sobrinos, quienes se encargan de algo en específico, todos son profesionistas y están metidos en esto”, dijo.

Posteriormente, del 2015 al 2018, la familia Lewis quedó fuera de los diseños, sin embargo, este 2019 será un evento muy importante porque Rigo estará presente y su legado continuará.

Puntualizó que en esencia es él, son sus diseños, cada detalle, cada cosa como lo hacía, “pero nosotros vamos a sacar su legado con todas las ganas y todo el cariño del mundo, va a ir caminando delate de su carroza en espíritu” y, seguramente, ataviado con uno de sus trajes más elegantes, como solía hacerlo.

El doctor Lewis murió a los 78 años, pero siempre será recordado en la tierra que lo vio nacer, por haber sido el encargado de darle vida, color, magia y fantasía al Carnaval Internacional de Mazatlán por más de cinco décadas.

 

 

INFOMX/NTX/LTS/AEG/TURISMO15

Modificado por última vez enLunes, 25 Febrero 2019 13:16

Reportajes

Funcionario de Gobernación nvolucrado en escándalo de Cemex

Por Hugo Gutiérrez

Monterrey.- En el proceso por presunto fraude en Cemex, por más de 100 millones de...

Pesadilla de “Dreamers” en EU es la deportación

Por Ashlei Espinoza Rodríguez

*Sus hijos son los “dreamers” y los niños binacionales. Ellos son los soñadores. Se fueron...

Protesta, ira y diamantina

Por Agustín Lozano /Foto: Isaías Hernández

México.- La protesta en el Metrobús Insurgentes de la noche del 16 de agosto donde llovió...

La triste historia de “El Black”

Por Agustín Lozano y Javier Lira

México.- La cofradía en un picadero, puede llegar a ser tan leal como letal. Los...

Líderes charros, los rescoldos del salinismo recalcitrante

Por Lucía Calderón

México.- Las estructuras de cinco sindicatos nacionales son inamovibles desde hace más de dos décadas...

Inhalantes, ritual de consumo en la calle

Por Ernesto Álvarez

México.- En la Ciudad de México la población en situación de calle de drogodependientes suele...

El dinero no alcanza, todo está muy caro

Por Teresa Velasco Ambrosio

México.- Las nubes obscuras presagian una fuerte lluvia por esta zona del oriente de la...

Caribe mexicano: paraíso de sargazo

Por Manuel Ortiz Escámez

Playa del Carmen. — Es sábado al mediodía. En algunas de las principales playas del...

¿Salario mínimo?, ¿qué es eso..? Lucha por sobrevivir en la Ciudad de México

Por María del Refugio Gutiérrez

México.- De su monedero desgastado por el uso, doña Gloria saca unas monedas para pagar...