Logo
Imprimir esta página

El Juicio de EUA

Alejandro Álvarez Manilla

La semana pasada se confirmó que la auténtica justica contra los narcotraficantes es en Estados Unidos de Norteamérica y, no aquí en México.
Los casos más destacados son, la detención por primera vez a un militar de alto rango presuntamente vinculado con traficantes de drogas, el General salvador Cienfuegos apodado “El Padrino”, el famoso Joaquín “El Chapo” Guzmán, que purga una condena de por vida y, el ex fiscal de Nayarit Edgar Veytia, que el pasado fue condenado a 20 años de presión.
Al igual que otros delincuentes condenados a prisión les han hecho declaraciones que implican a servidores públicos mexicanos que les han dado protección y hasta apoyado en lavado de dinero. Pero no así a delincuentes de cuello blanco que administran el dinero mal habido en la Unión Americana.
Si, el objetivo es México, la Administración de Control de Drogas (DEA), el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y, diversas corporaciones policiacas norteamericanas se han vinculado con las fuerzas armadas de México para conocer el trasiego de drogas hacia ese país. Y de paso infiltrarse en operaciones nacionales de combate a las drogas.
Con la detención del ex Secretario de la Defensa Nacional, el Ejército mexicano ha quedado en el entredicho.
¿Que nos hace blanco de los norteamericanos?. La debilidad de nuestro combate a la delincuencia; el frágil sistema de justicia; la amenaza y fácil compra de complicidad entre autoridades y funcionarios; O el agotamiento y entreguismo hacia nuestro vecino país del norte.
Ya que con alternancias en tres sistemas políticos de gobierno federal, la situación aún no cambia. La violencia, el narcotráfico, la desigualdad social, el hartazgo y, ahora la rebelión social femenina que exige cumpla el Estado con sus promesas de atención a víctimas del delito, y la justicia sea real para atender a las afectadas.
Hoy los conflictos se ven con las marchas y manifestaciones constantes que ahogan diariamente la capital del país. Los videos de enfrentamientos de luchadores sociales con guardias de seguridad son el pan de cada día que se ven en redes sociales.
México se transformó en la nación de las protestas porque no hay solución ni atención de demandas de necesidades primarias. Estas van desde falta de medicamentos para niños con cáncer, desatención a movimientos de huelga que luchan por defender su derechos laborales como es el caso de Notimex la agencia informativa del estado mexicano, que lleva siete meses sin que las autoridades les atiendan como es su obligación.
Mujeres que han sido violadas y vejadas en su núcleo familiar. Políticos en busca del botín del poder mediante su dirigencia de partido a esta se le suma la voracidad legislativa por deshacer instituciones creadas para mejorar el régimen de gobierno y, que sin evaluación previa desaparecerán los fideicomisos que ayudaron a mejorar actividades del país. Aunque si hay otros donde se abusó de los recursos para uso y beneficio personal, pero el corte se espera será igual, no importa si eran buenos o servían para fomentar la corrupción. No se evaluó.
Lo triste es que, ante los hechos, México, No se reconfigura, sino que se desfigura ante un gobierno sin oposición demerita su acción.
En este tiempo de polarización, las políticas públicas sólo se aplican para buscar dinero para atención social, el cual que cada día será insuficiente. Y en ocasiones no habrá, porque no se ha buscado favorecer el crecimiento de la economía.
¿Qué necesitaremos que Estados Unidos de Norteamericana entre a un juicio sumario para poner orden en estos conflictos?. Por supuesto que NO, pero eso es urgente rediseñar acciones de gobierno que frenen esta situación en época de pandemia y rebelión social.

Derechos Reservados 2020
El contenido informativo de informate.com.mx puede ser reproducido siempre y cuando se incluya un enlace al artículo original.