Sábado, 19 de enero de 2019 | Año XIX | No: 6625 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
updated 8:21 AM UTC, Jan 19, 2019
esarcazh-CNdanlenfrdeiwjaptrusv
A+ A A-

La Ejecusión de Sentencias

Magistrado Élfego Bautista Pardo

Elfego Bautista PardoConstantemente hablamos de la relevancia del Poder Judicial para la consolidación y mantenimiento del Estado de Derecho dirimiendo mediante la “sentencia”, las controversias surgidas entre los particulares. Así se evita la ley del más fuerte, se cuida la legalidad de las autoridades en el ejercicio de sus funciones y se garantizan los derechos humanos.

Pero no todo no culmina ahí, toda vez que la determinación judicial debe ser cumplida al pie de la letra para que esté en condiciones de decir que el Poder Judicial cumple su encomienda.

Si bien anualmente se concluyen miles de juicios (en el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, en el año dos mil diecisiete se terminaron ciento ochenta y ocho mil ciento treinta y tres, y cincuenta mil trescientos diecisiete hasta marzo de este año), no todos lo son mediante la emisión de una sentencia que cause ejecutoria o se declare firme, pues algunos terminan por desistimiento, revocación, excusa, conciliación u otro motivo.

Una sentencia se encuentra firme cuando no admite recurso en su contra, pero aunque esto pase, su cumplimiento no suele darse de forma voluntaria, se requiere el procedimiento de ejecución, es decir un conjunto de actuaciones procesales tendientes a hacer efectivo el derecho reconocido en la resolución que se encuentra firme, y hasta entonces será posible la culminación del proceso, pues no basta tener sentencia a favor de una de las partes si la misma no se materializa en hechos concretos.

Única y exclusivamente ejecutando una sentencia es posible cumplir el mandamiento constitucional de que ningún particular puede hacerse justicia por su propia mano, y restablecer al ciudadano en el goce de sus derechos.

El incumplimiento natural y voluntario de las sentencias obliga a la intervención de la potestad estatal a fin de lograr su cumplimiento forzoso. Toda vez que la ejecución de la sentencia implica invadir la esfera privada de los particulares, ya sea en su persona o en sus bienes, mediante diversas acciones, como la introducción en domicilios y negocios en contra de la voluntad de los poseedores o propietarios, romper cerraduras, detener personas o registrarlas, introducirse en domicilios para el secuestro de los bienes, destruir
lo construido, quitar y dar la posesión de bienes, custodiar personas, o suscribir documentos en rebeldía del ejecutado, es decir si éste no lo hace voluntariamente, entre otras, suele cuestionarse la actuación del Poder Judicial con recursos legales y, en consecuencia, retrasar el cumplimiento real de las sentencias.
Así, algunos juicios caen en punto muerto que impide garantizar los derechos de los justiciables, que pueden llegar a desilusionarse respecto de la eficiencia de la labor jurisdiccional, pues todos los obstáculos, recursos surgidos en etapa de ejecución, demoran el cumplimiento de la voz judicial.

Por esas razones se considera necesario hacer reformas legales que permitan una ejecución más pronta de las resoluciones judiciales, quizá penalizando el incumplimiento o limitando los recursos procedentes en ejecución, pues aunque está de por medio la garantía de audiencia, la realidad es que este derecho humano de índole procesal es garantizado durante la tramitación de todo el proceso jurisdiccional.

Sin duda hay mucho que hacer para la ejecución eficaz de la sentencia, pero no será posible mientras no existan instrumentos legales que nos permitan a los funcionarios judiciales la agilización de la ejecución, toda vez que debemos cumplir nuestra labor siempre apegados a la ley, respetando el principio de legalidad y, en consecuencia, el Estado de Derecho.

Así es el Derecho

Reportajes

Denuncias ministeriales, un peregrinar en busca de justicia

Por Mesa de Redacción

México.- Dentro de la línea del Sistema de Transporte Colectivo Metro que corre de Universidad...

Tatuajes baratos, un peligro para la salud

Por Susana Hernández Valles

México.- En los últimos años, la industria del tatuaje ha aumentado y se ha vuelto...

De mejor humor y con más fluidez, automovilistas cargan gasolina

Por Mesa de Redacción

Por Mariángel Calderón México.- Poco a poco el servicio de gasolina se comienza a restablecer en...

Huachicoleo, del alcohol adulterado al desfalco de Pemex

Por Roberto Noguez Noguez

México.- El robo de combustible o huachicoleo a Petróleos Mexicanos (Pemex) se volvió en los...

Petrograbados, vestigios históricos encontrados en Mina, Nuevo León

Por Norberto Gutiérrez

Monterrey.- Petrograbados de ocho mil años de antigüedad, con figuras que representan los fenómenos naturales...

Reseña de una excursión a Xichú, Guanajuato

Por Enrique Carranza

México.- Recorrer los 334 kilómetros que median entre el Valle de México y Xichú (Estado...

Maximino mantiene viva la tradición de elaborar juguetes mexicanos

Por Hugo Pescador Pacheco. Corresponsal

Guadalajara.– El artesano Maximino Jacobo Apolinar, de 82 años de edad, suma ya 72 años...

Bazar Cuauhtémoc de antigüedades, un homenaje a la nostalgia

Por Mesa de Redacción

* Lo que para algunos es basura, para otros es un verdadero tesoro Por Claudia Pacheco...

Café Córdoba, un establecimiento que lucha por sobrevivir

Por Luis Galindo

* Ubicado en la colonia San Rafael, también ha sido escenario de filmes como “Sin...