Miércoles, 25 de noviembre de 2020 | Año XXI | No: 7302 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocío Castellanos Rodríguez

Muertes: 102,739 ⬆︎

Contagios: 1,060,152 ⬆︎

Sospechosos: 399,130 ⬆︎

24 Hrs: 10,794 +
 
Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

Las iglesias no son sólo para rezar

México.- Es bien sabido que las iglesias más antiguas de México están construidas sobre y con las piedras de los templos donde las culturas prehispánicas adoraban a sus dioses en un intento de los españoles de salvar las almas de los conquistados atrayéndolos al verdadero Dios.
La Catedral Metropolitana, San Miguel Nonoalco, Candelaria de los patos son algunos ejemplos de iglesias que datan desde tiempos coloniales, pero una ha decidido rendirle homenaje a sus orígenes politeístas.
El ex convento San Francisco de Asís, ubicada en Tepeapulco, Hidalgo es el punto de reunión de varios grupos misioneros y además, tiene en su claustro bajo las oficinas del Centro INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) Hidalgo, además de ser el anfitrión de la exposición “Una Mirada al Pasado Tolteca” llevada por el Museo Local Fray Bernardino Sahagún.
Al entrar reciben a los visitantes carteles sobre la cultura tolteca, orígenes, dioses, ubicación economía, escultura, comercio, pintura, arquitectura, el palacio de los guerreros y de Tula y un Chac Mool de Tula. En las vitrinas aledañas están figuras de obsidiana, piedra, concha, joyería de piedra verde, barro como platos o vasos, figuras de piedra representando personajes y calaveras. Al fondo están también objetos de la cultura Mexica, figuras de piedra, flechas de obsidiana, telares, molcajetes, figuras de cerámica como utensilios, collares de cuenta de piedra, y un disco representativo de Tonatiuh.
Está además un aljibe, una estructura construida en el suelo diseñada para almacenar agua, que les da un ejemplo a los visitantes de cómo nuestros antepasados podían obtener agua de los ríos o lagos sin la necesidad de trasladarse hasta ellos.
Cada una de las piezas que conforman la exposición “Una Mirada al Pasado Tolteca, y del museo en general, fueron recolectadas por los propios habitantes de Tepeapulco, quienes se las iban encontrando o las heredaban de sus padres y abuelos. El museo local surgió a petición de la gente y fueron donando sus reliquias poco a poco. Una vez juntaron bastantes, el INAH decide abrir el Museo Local Fray Bernardino Sahagún el 28 de febrero de 1959.
La exposición “Una Mirada al Pasado Tolteca” es temporal, aunque ninguno de los encargados supo decir cuándo se retirarán las piezas del ex convento para volver a mostrar exclusivamente fragmentos rescatados de las culturas mexica y teotihuacana.

Norberto Gutiérrez

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Miscelánea

Puntos de vista...