Infórmate Diario

 

Viernes, 15 de noviembre de 2019 | Año XIX | No: 6926 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
updated 9:50 AM CST, Nov 15, 2019
eszh-CNenfrdeitjaptru
A+ A A-

Resistencia, clave de la coreografía de "La danza de las cabezas"

  • Escrito por Mesa de Redacción
  • Publicado en Estilo

Por Juan Carlos Castellanos C.

México, 25 Jun .- Resistencia es la palabra con la que el performer Inti Santamaría define el trabajo que demanda de los bailarines La danza de las cabezas, que se presentará en el Teatro “Benito Juárez”.

Sobre ese espectáculo coreográfico dirigido por Benito González, afirmó que se trata de una obra en la que es necesario administrar la energía sobre el escenario, "sin dejar de dar todo al público”, ya que esa danza remite a la idea de que, en la complejidad del cuerpo, solamente la cabeza genera una repetición constante guiada por el ritmo de la música.

Tiene algunas referencias hacia lo ritual y lo religioso, y con música industrial es una danza primitiva e insistente que detona una energía tribal, detalló Santamaría en conferencia de prensa en la que se anunció que presentarán la pieza del 5 al 14 de julio en dicho espacio teatral.

Santamaría detalló que en La danza de las cabezas, cuyo vestuario también es de Benito González y la iluminación de Mauricio Ascencio, es un proyecto escénico que se estrenó en 2018 durante la Muestra Internacional Un desierto para la danza, en Hermosillo, Sonora, y destacó por explorar de manera crítica los potenciales expresivos y conceptuales del cuerpo.

Participan seis performers y la música pertenece al grupo español de género industrial Esplendor Geométrico. Esta pieza escénica, se ha presentado en algunos escenarios de la Ciudad de México, durante 2018.

En palabras de Benito González: “hemos llegado a concluir que los intérpretes son una especie de mártires”. Por ello, Inti Santamaría destacó que son mártires porque sólo a través de la sumisión y el sufrimiento de los cuerpos lograrán el éxtasis.

Es una coreografía, agregó, donde se intenta revertir la subordinación de la cabeza, corporalmente hablando, que casi siempre está relegada a un segundo plano, para hacer de ella el motor principal del movimiento y no los pies.

Benito González Lizárraga es coreógrafo y académico de la Licenciatura en Artes Escénicas, Opción Danza Contemporánea, de la Universidad de Sonora, así como director de la Compañía de Danza contemporánea Quiatora Monorriel

INFOMX/NTX/JCC/MSG

Reportajes

Helados "Mi Juanita" deleitan el paladar de famosos como Gene Simmons

Por Elizabeth Escobar Lima

México.- “Mi Juanita” es una exitosa nevería que por tres generaciones ha deleitado el paladar...

Pesadilla de “Dreamers” en EU es la deportación

Por Ashlei Espinoza Rodríguez

*Sus hijos son los “dreamers” y los niños binacionales. Ellos son los soñadores. Se fueron...

Provocar la risa en el Metro, un oficio muy serio

Por Monica Delgado Torres

México.- Un poco afónica, producto de sus constantes actuaciones en las estaciones de la Línea...

Sequía en Cuatro Ciénegas por mala administración

Por Flor Goche

Cuatro Ciénegas, Coah.- Organizaciones ambientales e integrantes de la comunidad científica han alertado sobre el...

La triste historia de “El Black”

Por Agustín Lozano y Javier Lira

México.- La cofradía en un picadero, puede llegar a ser tan leal como letal. Los...

El expediente oculto: Caso Carlos Domínguez

Por Lucía Calderón

México.- Un expediente oculto pudiera dar el viraje a las indagatorias del asesinato del periodista...

De mejor humor y con más fluidez, automovilistas cargan gasolina

Por Mesa de Redacción

Por Mariángel Calderón México.- Poco a poco el servicio de gasolina se comienza a restablecer en...

Acaba leyenda negra del Penal del Topo Chico

Por Hugo Gutiérrez

Monterrey, 30 Sep .- Cerró oficialmente el Penal del Topo Chico, una de las penitenciarías...

Viñales, cuna del habano que atrae y sorprende a turistas

Por Guadalupe Vallejo Mora. Enviada

Pinar del Río.- A sus 22 años de edad, Sergio forma parte de la quinta...