Sábado, 07 de diciembre de 2019 | Año XIX | No: 6948 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru
A+ A A-

Ismo Leikola, la lingüística finlandesa que juega genialmente con el inglés, visitó la CDMX en divertidísimo show

Isaac Salame e Ismo Leikola en el Bar, Pinche Gringo Warehouse CDMX 01

Crónica.

México, 30 julio.- El humor, es una de las actividades más difíciles de llevar a cabo. No sólo se trata de contar el chiste, o toda vía más ingeniosa, darle el giro a algo común, para destacar ese rasgo que; desde la ironía o el absurdo, nos arranque la risa. Así fue la noche del sábado 26 en el Pinche Gringo BBW Wharehose, de Polanco. Este bar que tiene alrededor de un par de años de haber arrancado, ha buscado ser un espacio para que diversas expresiones artísticas, desde eventos musicales donde el jazz tiene cabida, música electrónica, hasta pasando por la convivencia entre amigos alrededor de los deportes, pero su especialidad es: “la comedia”.

En un área de reciente creación, el espacio luce una ambientación muy intimista. Mesas de madera rústica, armadas con piezas metálicas, que pueden ir desde grandes tornillos en las bases, o bigas gruesas cortadas para los bancos. En tanto la barra, es sumamente amplia y puede contener alrededor de 20 personas a lo largo. Sobre ésta, se encuentran visibles las típicas máquinas expendedoras de cerveza artesanal, elaboradas por el mismo bar. Los muros, son enteramente de ladrillo. La puerta principal, alude a una vieja estructura metálica. La iluminación, es preponderantemente  azul y en una de las alas de cubículo, reposan unas máquinas de juegos, para ir matando el tiempo.  

La cita fue a las 20:00 hrs. De manera muy atenta, los anfitriones iban conduciendo a los asistentes a sus diferentes posiciones mediante un mapa, para ubicarles sus  mesas. A medida que pasaba la noche, el barullo aumentaba en el recién inaugurado espacio. Probablemente, se llenó en su totalidad poco antes de las 21:00 hrs. El público ya  mostraba su entusiasmo ante las promesas de la futura función. Para las 21:31 hrs; el dueño y principal anfitrión, Dan Defosey subía al escenario para arrancar su monólogo. Saludando a los amigos, asistentes consuetudinarios,  y la presencia de un joven turista que venía desde Los Países Bajos. De esta forma iba calentaba el escenario.

Tras una intervención de 15 minutos, el comediante convocaba a las palmas para el siguiente encore. El siguiente comediante en salir fue: Isaac Salame. El actor se distingue por manejar una comedia que aborda el tema de los judíos y su migración. Sin embargo, para esta noche abordó los temas políticos nacionales, la economía, el engorroso sistema tributario de impuestos que tenemos, la cotidianidad de los “Godínez”, y su imaginario para escaparse de responsabilidades que pueden demandar su total atención, como el de la chica de control de tráfico aéreo, que deja por un momento su cargo para comprar cacahuates e incluso, y preguntarle al piloto de la aeronave, si quiere algo del Oxxo que está a punto de aterrizar

La tarde noche había empezado fresca, por la temporada de lluvias que lava a la ciudad de sus pecados. Dentro del bar, los comensales lucían plenamente arropados por suéteres, chamarras, y sombrillas. Las bebidas de cebada recorrían el lugar, así como las nutridas viandas de carne. Isaac agradecía a la audiencia y Dan Defosey retomaba la titularidad del entarimado. Con efusiva amistad, despedía al comediante de ascendencia judía y nos contaba sobre su vida. “Llegue a México hace 10 años, ahora soy mexicano, pero cada que pido comida mexicana, la cual me encanta, ¡siempre me la niegan! Alegan que ‘es demasiado picante’, cuando yo me como los ‘chiles’… Otra cosa que me gusta de los mexicanos, es ‘su chorizo’. ¡Sí, es en serio, me gusta mucho!

A sabiendas de que en México solemos jugar con el doble sentido de las palabras, a las cuales llamamos “albures”, a los norteamericanos no les es ajeno. Ellos también suelen hacerlo, pero hay marcadas diferencias… bueno, tal vez. Dan logró recapturar a su audiencia al hablar de su mamá. Decía “- ¿Alguien trajo o viene con su mamá?” A modo de paneo, las miradas del bar buscaban alguna mano tímida o valiente que se hubiera levantado, y así fue. Una chica iba con su madre. Momento propicio para continuar con el buen humor “gringo”. “- Pues a mí me encantan las madres, en espacial las madres mexicanas.” Dirigiéndose a turista holandés que venía con una “novia mexicana”, le preguntaba  “-¿Ya conoces a tú suegra? –No, ¡qué bueno!” Las risas subían cada vez más. “-Pues sí, es algo muy interesante, porque cuando uno está en la intimidad del romance, a eso de la 1 o 2 de la madrugada, van a la puerta de los ‘novios’ y toca ‘mi’ja, no hay toallas”. Tal vez algunos hayan pasado por tal experiencia, las parejas en su mayoría nacionales, rieron en discreta complicidad. 

Finalmente Dan se despedía e introducía a su principal invitado, el finlandés que se ha vuelto toda una sensación en el Stand Up Comedy: Ismo LeikolaEl humorista finlandés subía al entarimado, y las expectativas subieron sus apuestas al máximo. Con un monólogo de un poco más de 50 minutos, las elucubraciones de Ismo arrancaban. Cobijado por los aplausos del respetable y vítores que lo hacían sentirse bienvenido, la emoción de los allí reunidos recorría a lo largo del bar.

Ismo, es uno de los mejores artesanos en el quehacer del humor fino. Para él, éste tiene que ser de un carácter universal, ya que cómo es finlandés, sería muy difícil hablar desde los referentes que hay en su país. Al iniciar,  unos gallitos desde su voz nos recordó al personaje “El Gallo Claudio”.  Leikola decía: “- Nunca he estado en México antes, es mi primer vez, llevo aquí 12 horas, sí, creo que ya he estado 3 veces aquí”. Regularmente suele arrancar su actuación diciendo que es finlandés y que su segundo idioma es el inglés, pero para esta ocasión, era patente los nervios que lo habían hecho presa. Ya que cambió esa parte, y al hacerlo, había creado un nuevo inicio. Accidente que refrescaba la tradicional línea con la que suele empezar.

Desde un inicio, se advertía a los asistentes que el espectáculo sería completamente en inglés. Rasgo importante, ya que todo el argumento interpretativo, giraría en torno a ese personaje narrativo que es el “turista finlandés que cree que sabía hablar inglés, pero no, no sabía nada hasta que viajó”. “- When I came into America, I had a cough. I went into a farmacy. And I said, ‘I’m here for cuff’. And the guy said - ‘Excuse me?’ And I said - ‘I’m for coff’…  And he said ‘Well, You, fuck off”. Alrededor de estos juegos de palabras,  es como Ismo se va manejando. Todas estas malas interpretaciones que le suceden al turista (no hablante del inglés), que suele equivocarse  al momento de hablarlo.

En un análisis que el comediante finés hace de la escritura y el habla, dice: “Los finlandeses y latinos solemos pronunciar casi todas las letras de nuestra escritura. En cambio, para los angloparlantes, ellos tienen ‘letras silenciosas’. Por ejemplo, si alguien escribe la palabra “write”, la “e” no suena”.  Silenciosas para el papel, -¿Por qué  los números no son también ‘silenciosos’? Si alguien te dice - ‘Hey, me debes 7 mil dólares’ Sí, pero el ' 7 ' no suena”...

Conforme pasaba la deliciosa velada, la atmósfera se fue llenando de una extraña energía . Científicamente se ha probado que la risa o la risoterapia, es capaz de aliviar y cambiar el estado de salud de una persona. De ahí que se haga de manera grupal, para que las emociones se contagien, y se activen ciertas regiones del cerebro. Y creo que algo así fue lo que ocurrió. Pues al recorrer el espacio, capturando con mí cámara los distintos ángulos del comediante, fui recogiendo  ese gran espíritu. Como a la mitad de la actuación de Ismo Leikola, tuve la sensación  de que todos los allí reunidos: nos reíamos como un solo individuo. Sentimiento que compartí con dos jóvenes (Frida y Adi), dos chicas entusiastas de la comedia, que comentaban haber experimentado la misma sensación.

Bajo esta olla hilaridad que Ismo (brujo) lanzaba bajo hechizos de juego de palabras e  ideas. Constructos ingeniosamente elaborados, todos éramos capturados en esa burbuja de grandilocuentes sentirnos. Espontáneamente, esa calma me hizo recordar a aquel  gran actor inglés Benny Hill, pues veía a Ismo, recuperar algunos de aquellos gestos.

Llegaba el final de este refrescante recorrido por el humor. La buena comedia por lo regular conlleva, o esconde alguna enseñanza o reflexión. Con  Ismo Leikola, no fue  la excepción. Abordó los temas del consumo de las drogas y lo peligroso que ha resultado su prohibición, la hipocresía que se esconde detrás del dinero, lo divertido que es el sexo, la inocencia que lleva todo turista que no suele viajar como “turista express distraído o apático”, sino que observa a detalle las costumbres de otras naciones, se adentra en sus contradicciones y las rescata con ingenioso humor. La violencia y el racismo que ronda por todo el mundo, la aborda desde la sencillez,  la cuestiona y la devuelve con gran ironía, en  una alta dosis de inteligencia y humor.

Ismo Leikola es un ingeniero de las palabras, las abre. Investiga de qué están hechas, las observa desde otra óptica y las vuelve a armar para que cobren vida, caminen y en ese camino, se conviertan en risas conspicuas del buen gusto. Su  ingenio es un alivio al espíritu humano.

Enrique López Moreno

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Reportajes

Van contra La Cantera, academia en la que bailarines forjan sueños

Por Aura Fuentes

* Alerta el coreógrafo Jaime Camarena que después de 10 años la gentrificación en la...

Maximino mantiene viva la tradición de elaborar juguetes mexicanos

Por Hugo Pescador Pacheco. Corresponsal

Guadalajara.– El artesano Maximino Jacobo Apolinar, de 82 años de edad, suma ya 72 años...

Apuntan hacia una democracia menos onerosa

Por Lucía Calderón

* Presidente y académicos coinciden en necesidad de reducir presupuesto a partidos México.- Tanto el presidente...

Migrantes LGBTIQ de El Salvador, entre la vida y la muerte

Por Javier Lira

Tapachula, Chis.- Unos 13 integrantes de la Comunidad Lésbico Gay Bisexual, Transexual, Intersex Queers (LGBTIQ)...

Recorta Conade becas, pero contrata a 250 personas

Por Hugo Gutiérrez de León

México.- Mientras Ana Guevara, titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade)...

Sequía en Cuatro Ciénegas por mala administración

Por Flor Goche

Cuatro Ciénegas, Coah.- Organizaciones ambientales e integrantes de la comunidad científica han alertado sobre el...

CUETLAXÓCHITL, el color de la Navidad

Por Yaremi Escobar/Fotografía: Gerardo Luna

Desde hace 20 años, Samuel Barrera Nieto, originario de San Luis Tlaxialtemalco, Xochimilco, se dedica...

Secta quería 100 esclavas sexuales con el apoyo de mexicanos

Por Norberto Gutiérrez

Nueva York.- DOS, la rama oculta de la agencia Nxivm cuyos principales asociados enfrentan a...

“Aquí todos saben que somos trabajadoras sexuales transgénero”; La historia de Carmen, en la Roma

Por María del Refugio Gutiérrez

México.- Carmen espera el paso del último tren en la estación Chilpancingo del Metro. Es...