Viernes, 06 de diciembre de 2019 | Año XIX | No: 6947 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru
A+ A A-

FRAGMENTO DE LA OBRA "LAS PAREDES OYEN"

  • Escrito por Mesa de Redacción
  • Publicado en Estilo

Acto Tercero

Escena XVII

Doña Ana: Caballeros, deteneos; que a mí ese daño me hacéis.

Duque: Basta que vos lo mandéis.

Don Juan: Serviros son mis deseos.

Doña Ana: Éstos los cocheros son por quien mi opinión se infama; y por quitar a la fama de mi afrenta la ocasión, le doy la mano de esposa a don Juan.

Don Juan: Y yo os la doy. (Danse las manos.)

Celia: ¡Buena pascua!

Beltrán: ¡Loco estoy!

Duque: (Empuñando contra don Juan.) Vuestra amistad engañosa castigaré.

Don Juan: Deteneos, que yo nunca os engañé. Recato y no engaño fue encubriros mis deseos; que, si os queréis acordar, sólo os tercié para vella, y en empezando a querella, os dejé de acompañar.

Doña Ana: Y en fin, si bien lo miráis, el dueño fui de mi mano, y sobre mi gusto, en vano sin mi gusto disputáis. A don Juan la mano di, porque me obligó diciendo bien de mí, lo que don Menda perdió hablando mal de mí. Éste es mi gusto, si bien misterio del cielo ha sido, con que mostrar ha querido cuánto vale el hablar bien.

Don Mendo: Antes sospecho que fue Las paredes oyen, pena del loco rigor, con que, por ti, el firme amor de tu prima desprecié. Mas con llorar mi mudanza y gozar su mano bella estorbaré su querella y mi engaño y tu venganza.

Doña Lucrecia: ¿Quién os dijo que sustenta hasta agora el alma mía vuestra memoria?

Beltrán: (Ap. Él hacía sin la huéspeda la cuenta.)

Doña Lucrecia: Vos hablaste, pretendiendo a doña Ana, mal de mí.

Don Mendo: ¡Y o a doña Ana mal de ti! Doña Lucrecia: Las paredes oyen, Mendo. Mas puesto que en vos es tal la imprudencia, que queréis 2940 ser mi esposo, cuando habéis hablado de mí tan mal, yo no pienso ser tan necia que esposa pretenda ser de quien quiere por mujer a la misma que desprecia; y porque con la esperanza el castigo no aliviéis, lo que por falso perdéis, el Conde por firme alcanza. Vuestra soy. (Da la mano al Conde.)

Don Mendo: ¡Todo lo pierdo! ¿Para qué quiero la vida?

Conde: Júzgala también perdida si en hablar no eres más cuerdo.

Beltrán: Y pues este ejemplo ven, suplico a vuestras mercedes miren qué oyen las paredes y, a toda ley, hablar bien.

INFOMX/NTX/MCV/LIT19

Reportajes

Incendio en guardería ABC es la mayor tragedia infantil de México

Por Ashlei Espinoza Rodríguez. Enviada

Hermosillo.- En la historia moderna de México, no existe tragedia infantil más grande que el...

Cuando el silencio tomó las calles de la Ciudad de México

Por Yaremi Escobar

México.- En una ciudad que no duerme, donde la prisa, las marchas y el ruido estrujante...

Cempasúchil, embellece el camino al Mictlán

Por Quetzalli Blanco / Yaremi Escobar

México.- Cempoalxochitl, de origen náhuatl que significa “flor de veinte flores”, es desde la época...

Los rostros de los desaparecidos en la Ciudad de México

Por Ernesto Álvarez

México.- Braulio volvió de la escuela y, como hacía diariamente al caer la tarde, acudió al...

Denuncias ministeriales, un peregrinar en busca de justicia

Por Mesa de Redacción

México.- Dentro de la línea del Sistema de Transporte Colectivo Metro que corre de Universidad...

Grupo Relámpagos del Estado de México ayuda a salvar vidas desde el aire

Por Gerardo Avendaño

Toluca, 11 Mar .- La Unidad de Rescate Aéreo del Estado de México, Relámpagos, es...

El Tequila, producto 100 por ciento mexicano

Por Norberto Gutiérrez

México.- El tequila mexicano se ha ganado un lugar especial en el gusto de los...

La masacre de Allende, Coahuila, una herida abierta

Por Agustín Lozano

México.- La masacre de Allende, Coahuila, continúa en el misterio, porque hasta hoy se desconoce...

Petrograbados, vestigios históricos encontrados en Mina, Nuevo León

Por Norberto Gutiérrez

Monterrey.- Petrograbados de ocho mil años de antigüedad, con figuras que representan los fenómenos naturales...