Logo
Imprimir esta página

Alberto Vázquez: 80 años de rebeldía y rock and roll

*Voz impresionante, temperamento, éxito, romances, cárcel y el reconocimiento del público, parte de la vida de "El pecador"

Por Eva Díaz y Cristina Pineda

México, 19 Abr .- El cantante mexicano Alberto Vázquez cumple 80 años de vida con el mismo temperamento que mostró desde sus primeros años, y siendo un referente obligado de la generación estereotipada como rebelde, periodo que supo capitalizar a través del canto y la actuación, lo que hace que hoy día sea identificado como uno de los pilares del género del rock and roll mexicano.

Desde adolescente gozó de fama, dinero y popularidad, sus romances fueron motivo de cientos de notas e incluso, uno de sus matrimonios fue la causa para que pisara la cárcel; hijos no reconocidos le aparecieron hace muy poco, y su rivalidad con Enrique Guzmán sigue vigente hasta nuestros días; sin embargo, nada de eso es motivo para que se vea menguado el cariño que su público le tiene.

Alberto Vázquez Gurrola nació el 20 de abril de 1940 en Guaymas, Sonora, pero a los seis años llegó a la Ciudad de México. Siempre tuvo inclinaciones artísticas, de hecho, su primer contacto con el arte fue a través de la pintura, estudió en la Academia de San Carlos y en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda.

A la par de desarrollar esa aptitud, también estudió música, otra de sus pasiones, que manifestó desde pequeño cantando en cuanto festival escolar se le presentaba. Con 14 años cumplidos llegó a él la oportunidad de cantar para un público que no era ni sus compañeros de escuela, ni sus familiares.

Tuvo una presentación en el Cine Alameda donde su padre era gerente, con eso se dio cuenta que lo suyo era cantar, y así lo empezó a hacer primero en serenatas con sus amigos, hasta que tuvo la oportunidad de presentarse en los centros nocturnos Cadillac y El Afro, de los que con el tiempo se convirtió en la principal estrella.

Por los caminos del rock and roll

“De todos los grandes íconos del rock de los años sesenta, Alberto Vázquez es quien hizo un trabajo más decoroso. Tuvo la influencia de los afroamericanos que tocaban el rock en Estados Unidos y al empezar su carrera le tocó un momento importantísimo, donde los principales grupos de rock inglés venían de cantar R&B y tomó esa influencia diferente a la que tomaron sus contemporáneos”, dijo el crítico musical Arturo López Gavito, en entrevista con .

El chico ya llamaba la atención, a tal grado que le ofrecieron un contrato para cantar por siete años en Las Vegas, lo que hoy se conoce como una residencia, mismo que se dio el lujo de rechazar.

Para 1960, con 20 años cumplidos, Alberto Vázquez, firmó con Discos Musart, empresa con la que grabó su primer álbum, Ritmos juveniles con Alberto Vázquez y dos años después debutó en el cine, con la cinta A ritmo de twist (1962), en la que compartió créditos con Manuel "El loco" Valdés.

Temas como El secreto, Rosalía, Olvídalo, Significas todo para mí, La felicidad llegó, Me conformo, Perdóname mi vida, Uno para todas, Bambina bambina, Esta noche mi amor, 16 toneladas y El pecador, fueron un éxito gracias a su estilo interpretativo y principalmente a su timbre de voz, además del evidente coqueteo que hacía a la hora de cantar, con el que conquistó a las mujeres de las décadas de los sesenta y setenta, quienes al verlo materialmente enloquecían.

“Gracias a lo grave de su voz prefirió identificarse con el soul y con el Rhythm & Blues en vez de hacerlo con los cantantes blancos como el caso de Paul Anka. Tiene una gran facilidad para cantar con una producción en inglés ya que los covers que hizo en los años sesenta están perfectamente realizados”, aseguró Gavito.

Una característica de Vázquez fue que en todas sus presentaciones aparecía con un cigarro en la boca y con humo envolviéndolo mientras interpretaba alguno de sus éxitos. El cantante ha contado que empezó a fumar a las 12 años y tras varios intentos de controlar la dependencia al cigarrillo, tuvo que dejar de fumar al ser diagnosticado con EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), lo que hoy día lo obliga a depender de un tanque de oxígeno complementario.

En 60 años de carrera artística Alberto Vázquez ha grabado más de 100 discos, se convirtió en uno de los galanes más rentables del cine, y fue el invitado preferido de programas musicales como Premier Orfeón y TV Musical Ossart, y en los ochenta fue de los consentidos en emisiones televisivas como Siempre en Domingo.

El cine también es parte importante de su carrera, pues filmó 36 películas, entre las que destacan La edad de la violencia, (1962); Cuando los hijos se van, (1968); Pancho tequila, (1970); Caín, Abel y el otro, (1972), cinta en la que se hace evidente la rivalidad que ya existía entre él y Enrique Guzmán y Mi niño Tizoc, (1972), entre otras.

“Me acuerdo de las primeras películas del rock and roll. Una de ellas es A ritmo de Twist o una muy fuerte La edad de la violencia, en donde querían poner al rock como el culpable de la violencia y marginación en México cuando no se sabía cómo controlar a los jóvenes. Fue una medida muy interesante justo cuando estaba en el poder Gustavo Díaz Ordaz”, comentó López Gavito.

De esta forma, y casi sin quererlo, Vázquez también formó parte de una generación rebelde, que tuvo encontronazos con la política de esa época de matanzas estudiantiles y conflictos. Sin embargo, aunque debutó en 1961 fue hasta Perdóname mi vida, en 1964, que consiguió su primer protagónico en cine.

Las telenovelas también han sido parte de su carrera, participó en la adaptación de la historia Nosotros los pobres, para televisión, además de Agujetas de color de rosa y El secreto.

Fueron pocas las obras de teatro en las que actuó, tan sólo tres en toda su carrera: Rentas congeladas, con Carmen Torres; Oh la la, y con Silvia Pinal compartió escena en Ring, ring, llama el amor.

Vida intensa, entre el éxito y el amor

La vida sentimental de Alberto Vázquez fue muy intensa. Sus romances iniciaron a los 16 años, cuando hizo una serie de trámites para casarse con Mercedes, una mujer de 30 años, a quien le mintió sobre su edad, diciéndole que tenía 22 años.

Cuando el cantante le contó a su padre lo que había hecho, de inmediato hizo todo lo posible para anular el matrimonio, puesto que Alberto era menor de edad.

El chico no aprendió y al poco tiempo, se relacionó con Ena, una danesa que esperó a que tuviera 21 años para casarse con él. La relación no era muy buena y a los dos meses Vázquez la deja ir atraído ya por la sensualidad de su paisana, la actriz Isela Vega, que era el símbolo sexual de la época.

Esa relación tampoco funcionó, escenas de drama, temperamentos, violencia y declaraciones altisonantes rodearon a la pareja; sin embago, procrearon un hijo, Arturo Vázquez, del que Alberto no supo que existía hasta después de su nacimiento y el cual no creció a su lado, porque Vega no lo permitió.

La estabilidad la encontró con María del Rosario Hoyos, con quién tuvo tres hijas, las dos primeras unas gemelas, que fueron noticia en todos los medios informativos, lo que despertó la cólera se su exesposa danesa, de quién aún no se divorciaba.

Ena lo demandó por adulterio y lo metió a la cárcel, donde conoció a Juan Gabriel y donde nació la amistad entre ambos. La danesa usó todo tipo de augucias legales para hacerle saber que estaba furiosa, hasta que desistió, tras recibir un jugoso cheque con lo que le dio la firma del divorcio.

Alberto Vázquez tuvo un matrimonio largo con María del Rosario, quien murió en 2003 dejando a sus hijas Mónica, Daniela y Rosario. Alberto quedó devastado y se temió por su salud.

Sin embargo, en 2005 comenzó una relación con Elisabeth Renea (43 años menor que él), una española que no tardó en hacerlo padre de nueva cuenta, el más pequeño de sus hijos lleva por nombre Juan Alberto.

En 2019 Alberto Vázquez se enteró que tiene otra hija, Claudia, de 55 años, que vive en Estados Unidos y con esto, también tiene cuatro nietos más.

“Evidentemente cuando pasan del rock and roll a cantar música romántica, y en los años ochenta, empieza a perder vigencia de manera natural por las circunstancias de la música.

"Hoy podemos decir que es alguien que se ha sabido adaptar a las diferentes épocas. Alberto Vázquez se ha dedicado a cantar y lo ha hecho muy bien, ha realizado un trabajo espectacular al margen de cualquier escándalo. Eso es saberse cuidar y un nivel de disciplina enorme”, apuntó el especialista en música.

 

EDM/CPL/FRM
Derechos Reservados 2020
El contenido informativo de informate.com.mx puede ser reproducido siempre y cuando se incluya un enlace al artículo original.