Logo
Imprimir esta página

‘Al que le va a tocar, le va a tocar’

Por Efraín González

Piedras Negras, Coah., 8 Abr .- En tiempos de pandemia no todos pueden quedarse en casa y es por eso que muchos se han convertido en unos héroes, pues las actividades que desempeñan ayudan a la comunidad y no pueden detenerse.

Uno de ellos, es Manuel Huerta, quien se dedica a reparar las calles de Piedras Negras. “Al que le va a tocar, le va a tocar”, dice el hombre, quien decidió no usar cubrebocas para protegerse del COVID-19, pero si una gorra para protegerse del sol.

“Me había tocado ver algo parecido hace mucho con la encefalitis equina pero no recuerdo que haya habido muertos”, dice don Manuel de 62 años para luego despedirse y seguir trabajando.

Otro que no puede quedarse en casa es César Quiroz, de 27 años, quien afirmó estar de acuerdo con que la compañía de Internet para la que labora no les haya otorgado descanso.

“Gano 250 pesos por día, si descanso nos rebajan la mitad, imagínate como le voy a hacer”, señala mientras estira sobre su hombro un cable que junto a sus compañeros instala en un tramo de dos kilómetros, después de que un camión tirara el anterior.

El Internet de alta velocidad que está reinstalando César provee a algunas de las más grandes empresas y hospitales de esta frontera.

Alberto Aguirre y Gerardo Carrillo son los compañeros de César que tampoco piensan pedir permiso para faltar a su trabajo. Para ellos, todo marcha con normalidad y la única variación es que los tres llevan un cubrebocas blanco.

Un simple “no” moviendo la cabeza contestan al cuestionarles si temen contagiarse de COVID-19.

Entre el vacío de autos y peatones que ha dejado la contingencia del COVID-19, los trabajadores de la calle son los que han quedado ahora en primer plano. Su labor casi siempre pasada desapercibida, hoy brilla por su valor.

 

EGH
Derechos Reservados 2020
El contenido informativo de informate.com.mx puede ser reproducido siempre y cuando se incluya un enlace al artículo original.