Logo
Imprimir esta página

Académico alerta sobre supuesta beneficencia del crimen organizado

Guanajuato, 20 Abr .- El reparto de despensas de grupos delictivos en diferentes puntos del país, es una forma propagandística y de acercamiento de la delincuencia con la sociedad, en medio de la coyuntura por la crisis económica generada por el COVID-19.

Así lo consideró Javier Oliva Posada, especialista en defensa nacional y profesor de la UNAM, quien indicó que ha conocido tres hechos de esa naturaleza en varias entidades del país, pero el volumen de despensas que entregan es raquítico, ante la necesidad en las zonas donde reparten.

En las últimas semanas, por medio de redes sociales, han circulado fotografías de hombres armados y encapuchados, entregando despensas a personas de escasos recursos, bolsas con insumos y una nota con el nombre del grupo delictivo.

La entrega de los apoyos alimentarios de bandas delictivas inició en comunidades de San Luis Potosí, pero esto se reprodujo en otros estados como Jalisco, Zacatecas, Nayarit, Michoacán, Colima, Tamaulipas y Guanajuato.

En el caso de Guanajuato, desde el fin de semana, se difundieron por medio de whatsapp y por facebook, las imágenes de la entrega de despensas en colonias del municipio de León y en comunidades del municipio de Romita.

Sin embargo, la Dirección de Comunicación Social de Romita expuso que corroboraron la información con los 74 delegados en comunidades y se confirmaron que es falsa.

En el caso de León, el secretario de Seguridad Pública, Mario Bravo Arrona, expuso que les llegó el reporte, pero el área de investigación está revisando las imágenes y su origen.

Para el especialista Javier Oliva Posada la entrega de estos “apoyos” tiene tres finalidades: una es hacer alarde de impunidad, pues se hace la entrega a plena luz del día; en segundo señaló que esto envía un mensaje propagandístico a sus enemigos y bandas rivales de la cobertura que están haciendo.

Comentó que en el caso de Guanajuato el Cartel Jalisco Nueva Generación manda un mensaje al Cartel de Santa Rosa de Lima, que se pensaría que tiene el control de la entidad, pero con ello, les manifiestan que tienen presencia.

Oliva Posada dijo que un tercer punto las organizaciones criminales, y es lo más importante que buscan con esto, es tener una importante proximidad con la sociedad y buscan suplir al Estado, pero no se puede, pues se hace una entrega nada más y podrían repartir hasta 500 despensas.

Contó que parte de esto es que la contingencia sanitaria también le han pegado a los grupos delictivos, pues los químicos de China no están llegando, y el precio de las dosis de droga al menudeo se ha disparado.

Los controles en la frontera con Estados Unidos también se han endurecido. Y el aislamiento se prolongará hasta el 30 de mayo.

"Estas escenas tienen que ver más con asunto propagandístico y de acercamiento de los delincuentes, para tener una base social, y se conoce en los estudios especializados como base social del crimen. Y está tomado de los protocolos de Palermo del 2000”, contó.

Javier Oliva Posada refirió que los grupos delictivos buscan está simpatía de los ciudadanos, y esto tiene que ver con la tolerancia de la sociedad, esto puede ser por miedo, complicidad o indolencia y omisión, pero requieren de los ciudadanos.

Añadió que luego estos ciudadanos les avisan si autos sospechosos, que pueden ser enemigos, entran a un territorio, buscan está información, así tienen informantes y ellos les dan datos de cosas anómalas que podrían afectar sus "negocios".

 

AA/GVG
Derechos Reservados 2020
El contenido informativo de informate.com.mx puede ser reproducido siempre y cuando se incluya un enlace al artículo original.