Infórmate Diario

 

Domingo, 17 de noviembre de 2019 | Año XIX | No: 6927 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
updated 4:16 AM UTC, Nov 17, 2019
eszh-CNenfrdeitjaptru
A+ A A-

“16 bits o Viaje al Puente de Cristal”. Obra de teatro infantil que pulsa entre los límites binarios de la tecnología y su frontera con la literatura

16 bits o Viaje al Puente de Cristal// Fotos Agencia Lado A

Entrevista.

México, 26 mayo.- “Jugar alimenta la fantasía, pero ¿qué pasaría si se transformara en una peligrosa amenaza que se alimenta de tus recuerdos?

La Compañía Haruki Teatro, plantea este desafío a sus espectadores en la obra teatral 16 Bits o Viaje al Puente de Cristal, texto e idea original del dramaturgo Hiram Molina. En donde también participan en la actuación: Andrómeda Mejía, Sofía Molina, Hiram Molina, Michelle Temoltzin  y Paco  Hernández Castelán. La escenografía corre a cargo de Edgar Sánchez, en tanto que la música y diseño sonoro lo da la agrupación “30 Tíos”.

La obra arrancó de manera muy exitosa el 27 de abril de esta año y cierra función este fin se semana en el teatro La Titería, Casa de las Marionetas. Ubicada en Vicente Guerrero 7, en la col. Del Carmen, Ciudad de México. Funciones: sábados y domingos, a las 14:00 horas. Admisión: $150.00

La puesta en escena, nos cuenta una aventura que tiene lugar en el mundo de los videos juegos y, por otro lado la literatura de Lovecraft. Es una historia de amor filial y conmovedor. “Thea”, es una niña que ha perdido la posibilidad de comunicarse con el mundo exterior. Sus días transcurren inmóviles frente al televisor, conectada a una vieja consola de videojuegos de 16 bits, el único recuerdo que tiene de su padre. Por lo que su mamá, “Lucy”. Lucha por traerla de vuelta a la realidad, leyéndole su libro favorito: Moby Dick. Ahí se desata el drama, pues son los espectadores los que irán develando los misterios y descubriendo que “Thea” vive un mundo aparte, en un mundo “fantástico”; donde puede controlar todo lo que pasa ahí. Incluyendo a “Flick”, una suerte de “avatar” de su video juego.

Juntos, vivirán una aventura extraordinaria para atravesar el Puente de Cristal, en “donde todo lo que sueñas se hace realidad”. Pero tendrán que cuidarse, pues en “La Meseta de Leng”, habitan los dioses primordiales, capaces de comerse tus recuerdos y de que olvides hasta quién eres. ¿Podrá Thea salir de ese mundo y regresar con su mamá? Si llega al Puente de Cristal, lo descubrirá…

El acto de llevar el teatro a la gente parece cada día luce como gran una proeza, máxime cuando se habla de teatro independiente. Por ello, platicamos con Anabel Domínguez codirectora, junto a Hiram Molina. Dos fervientes creadores del teatro independiente, artistas que se autogestionan en el complejo mundo de la masificación y el consumismo, para poder llevar a cabo sus diversas obras teatrales, alimentándose con ideas originales, que logran un éxito frente a las audiencias.

¿Cómo lograron reunir  dos obras, por un lado Lovecraft y a Moby Dick, de Melville en tiempos donde los niños probablemente no conocen de estas obras literarias? 

Anabel D. – Hiram Molina, quien es el dramaturgo de 16 bit o Viaje al Puente de Cristal, ama la literatura fantástica. Y la conoció a muy temprana edad. Desde entonces, cada que hace una obra para niños o jóvenes audiencias, siempre tiene referencias de obras literarias que lo atraparon desde muy joven. Aunque debo decirte, que nuestro interés general es que, la familia se acerque al teatro que especialmente hace Haruki Teatro. Pero además, acercarle no sólo a las familias, sino a esas jóvenes generaciones. Éste tipo de literatura que empieza siempre como divertimento a partir de la lectura, que más allá de análisis más profundos que se hayan realizado en niveles académicos más avanzados, pues siempre es de un gran goce. Yo como directora, he disfrutado muchísimo de esas obras siendo su lectora.

Me gusta cómo abordas lo de los monstruos internos que están tanto en Lovecraft como Moby Dick, porque es mucho de lo que reflejamos en 16 bits. Ya que Thea, ha sufrido un choque emocional; ya que su papá se fue de casa y ella necesita lidiar con esa pérdida. Por ello, lo único que puede hacer es refugiarse en una consola vieja de videojuegos de 16 bits… Intuimos que él es un creador de video juegos y de historias. En tanto, la fascinación por Moby Dick, es que es una obra Lucy, su mamá, le lee. Una suerte de ancla que la mantiene en la realidad… Finalmente, más que hablar de referentes, las obras tienen que ser disfrutables.

¿Qué retos y complejidades presentó el montaje de la obra frente a tantos elementos imaginativos?

A. D.- (Una sonrisa casi inesperada la toma por sorpresa). Pues mira, de entrada es un reto que nos entusiasmó. Porque esta mezcla que parece difícil, como si fueran “muchos elementos”. Al leer la obra nos dimos cuenta que necesitábamos pasar todas esas ideas fantásticas de forma muy tangible, para poder contar una historia que parte de algo muy sencillo, porque lo que tenemos es a una niña que necesita entender cómo son las pérdidas, y cómo es que la fantasía y el juego le dan “armas” para poder pasar por esos tránsitos. Y el cómo puede ella, ir desarrollando su inteligencia emocional, de que puede escarparse a un mundo lleno de juego, pero que de pronto tiene que volver a la “realidad”, saber que va a crecer y que podrá seguir jugando, pero donde la vida continúa.

En tanto la parte “estética” fue aterrizar la parte de los “Dioses Primordiales” que plantea Lovcraft. “La ballena que no vive en el mar, sino en una meseta, ésta se hunde y navega por la arena”. Por otro lado, está el mundo de los 16 bits… Digamos, que esa parte fue un reto ¡muy divertido! Fue como dotar de ciertos elementos un poco cinematográficos. La historia es de amor filial, conmovedora, pero contada con muchos fragmentos de humor. Así que en lugar de plasmar todo en el escenario, nos quedamos en el terreno del minimalismo, para que lo que importará fuera la historia.

Bajo un entramado minimalista, la gente se irá conectando y construyendo el mundo en donde  vive Thea. ¿Cómo cruzan el puente entre lo digerido que es la realidad virtual, y lo complejo que es el mundo de la imaginación que hoy día los niños parecen no tener?

A.D. Nosotros no estamos peleados para nada con las nuevas tecnologías. ¡Amamos los video juegos! Todas las herramientas tecnológicas que tenemos ahora, como tablets, celulares y computadoras, todo eso ¡no se van a ir! Los niños ahora ya son nativos digitales. En tanto, para los adultos que no teníamos esta tecnología nos llega a asustar que permanezcan mucho tiempo frente a los dispositivos. Todo este mundo que Thea recrea, está conformado por una serie de niveles que ella va pasando para que en ese viaje, ella encuentre en ese Puente de Cristal, las respuestas a qué pasó con su papá, por qué se fue. Yo creo que todo esto se consigue gracias al juego. Yo creo que ese puente está en el juego. Jugar es una de esas herramientas que tienen los niños para poder moldearse, para expresarse y entender el mundo que viven, y darle el desarrollo tanto a su conciencia social, como emocional. Porque el juego es de vital importancia para el contacto social, emocional y hasta de vida académica.

La música es una línea de comunicación que se conecta muy fácil con los niños ¿cómo escogieron qué sonaría en la obra?

A. D. – Nosotros trabajamos con “30 Tíos”, que en realidad son dos (nos reímos bastante). Estos son Edgar Hernández y Roberto Morales. Trabajar con ellos resulta muy agradable, ya que también son amantes de los video juegos. La música tiene un papel preponderante en los video juegos, desde los más básicos, de 8 y con los 16 bits que se escuchaban, hasta esta evolución electrónica. Pero para la obra, la música fue más de apoyo emotivo entre los pasajes. Que dotará o destacará el tono del humor, de la nostalgia y de los recuerdos de cuando eran niños, y remitirse a esa etapa.

 ¿Qué misterios esconde el “Puente de Cristal?

A.D. – Es como una metáfora. Es el último nivel al que llegará Thea  para alcanzar la felicidad plena. Es como la búsqueda del “pájaro azul”. Es el lugar donde se le revelan las cosas que ella ya sabía, pero que aún no comprendía. Ese viaje que Thea emprende; le ayuda a descubrir que eso que tanto buscaba, siempre estuvo a su lado. Que la familia no es una sola, que éstas se van modificando…

 

No dejen pasar estas oportunidades familiares, los momentos que se viven son demasiado efímeros y sirven para construir lazos que la misma obra nos conecta con nuestras vidas. La compañía de teatro Haruki como muchas otras, siempre están en la búsqueda de ir construyendo audiencias, poniendo particular atención en los niños para que más adelante; transmitan esas emociones que vivieron a su descendencia, y de esta manera, el teatro no quede en el olvido.

La Compañía de Teatro Haruki, es un proyecto completamente independiente. Donde todos los recursos que emplean para construir cada uno de sus proyectos provienen de sus bolsillos. Motivo por el cual se sienten bastante orgullosos. Ver cómo un proyecto que nace de la imaginación, se ve físicamente, se comparte y recibe a cambio los aplausos y las alegrías de sus asistentes.

Para apoyar al teatro independiente sólo hay una manera de que siempre esté con nosotros: ¡Asistiendo a verlo y disfrutarlo! Por tanto, dejamos los links de la compañía Haruki Teatro CDMX: https://www.facebook.com/HarukiMx/ y en tweeter https://twitter.com/HARUKITEATRO

Hiram y Anabel, nos adelantan que continúan preparando proyectos a mediano plazo, éstos temas están orientados a un público más de adultos, resaltando a Brigada Roja. Obra que retomará la violencia que vive la mujer, pero desde los referentes como es el “manga”, transformada en una mujer guerrera. Obra que ya fue estrenada hace dos años, pero que será retomada para quienes no hayan podido verla. Así como otra obra perturbadora como es Psicosis  Decembrina, proyecto que se verá a final de año.

No dejen de asistir al teatro, sitio donde nos vemos reflejados y donde podemos encontrar la felicidad que siempre ha estado cerca de nosotros.

Enrique López Moreno

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Reportajes

Huachicoleo, del alcohol adulterado al desfalco de Pemex

Por Roberto Noguez Noguez

México.- El robo de combustible o huachicoleo a Petróleos Mexicanos (Pemex) se volvió en los...

Cempasúchil, embellece el camino al Mictlán

Por Quetzalli Blanco / Yaremi Escobar

México.- Cempoalxochitl, de origen náhuatl que significa “flor de veinte flores”, es desde la época...

El gobierno es un mediocre: Adrián LeBarón

Por Lucía Calderon

La Mora, Bavispe, Sonora.- “El gobierno es un mediocre, están más jodidos que la chin...

Clausuran obra, desperdiciaba 5 millones de litros de agua al día

Por Eliana Gilet

México.- Después de años de pelea sin respiros, la Asamblea de los pueblos, barrios, colonias...

Crecen sorteos irregulares organizados por colombianos

Por Nellly Segura Granados

México.- Comerciantes establecidos y ambulantes del Centro Histórico de la Ciudad de México participan en...

Incendio en guardería ABC es la mayor tragedia infantil de México

Por Ashlei Espinoza Rodríguez. Enviada

Hermosillo.- En la historia moderna de México, no existe tragedia infantil más grande que el...

Diseños de Rigo Lewis marcaron un antes y después del Carnaval de Mazatlán

Por Lucía Tadeo Sánchez

Mazatlán.- Nacido justamente un domingo 14 de febrero de 1935, fecha en la que el...

El fuego en Notre Dame encendió luces de alerta en México: Diego Prieto

Por Mesa de Redacción

* El director general del INAH asegura que la institución fortalece sus protocolos de prevención...

Helados "Mi Juanita" deleitan el paladar de famosos como Gene Simmons

Por Elizabeth Escobar Lima

México.- “Mi Juanita” es una exitosa nevería que por tres generaciones ha deleitado el paladar...