Domingo, 23 de febrero de 2020 | Año XIX | No: 7025 | CEO: Francisco J. Siller | Dirección General: Rocio Castellanos Rodríguez

Log in
eszh-CNenfrdeitjaptru

Santa Claus tiene nombre y es un agente de ventas retirado

NTXF191224003 2

Mi nombre es Lou Prentice

 

Lo que son las cosas.

      Resulta que Santa Claus tiene nombre, apellidos y padres, y nació, sí, en Estados Unidos, no en el Polo Norte.

      Pues Santa Claus, tal como lo conocemos ahora, tal como nos lo representan las múltiples imágenes que de él apreciamos en diversos sitios y medios, llevó en vida el nombre de Lou Prentice y era un agente de ventas ya retirado. La cara de Santa Claus es en realidad el rostro de Prentice.

      En un comunicado de prensa de la Coca Cola, fechado el 18 de diciembre de 1995 bajo la responsabilidad de Vivian Alegría, Leonor Santillana y Horacio Loyo, se tiene a bien informar so­bre el origen del descubrimiento físico de este personaje de os­curo nacimiento... que ya ha dejado de serlo, entonces.

      “La imagen actual de Santa Claus fue creada por el artista sue­co-estadounidense Haddon Sundblom quien, por solicitud ex­presa de The Coca Cola Company, fue comisionado para ilus­trar imágenes de este personaje que serían utilizadas para la campaña publicitaria de la compañía”.

      Antes de las ilustracio­nes de Sundblom, fallecido en 1976, “no había ninguna inter­pretación que fuera universalmente aceptada como la imagen de San Nicolás, cuyas interpretaciones variaron desde un duende hasta un temible gnomo”.

      Y si bien el origen de esta leyenda aún permanece en la incertidumbre, por sus muchas versiones, ya no nos queda duda de que prácticamente el Santa Claus que todos conocemos es una invención, sí, de la Coca Cola.

      San Nicolás “fue descrito por Washington Irving en su libro de 1809: Knickerbocker’s history of New York, quien centró su atención en el folclor de los Países Bajos”. En el libro describe a San Nicolás utilizando “un sombrero bajo, de ala ancha, unos pantalones cortos y holgados estilo flamenco y una larga pipa”.

 

El duende de Thomas Nast

En 1822 el poeta Clemente Moore escribió unos versos que definen claramente y cimienta la leyenda de San Nicolás, mejor conocido ahora como Santa Claus. En Was the night before christmas, Moore describió, por primera vez, a Santa Claus como “un rechoncho, regordete, diestro y alegre duende”. Moore escribió su famoso poema “Chelsea house” en vísperas de Navi­dad durante un viaje en trineo, del mercado a su nativa casa, en Manhattan.

      Más de cien años después de la publicación de este poema, la concepción de duende de San Nicolás o Santa Claus sufrió muchas variaciones “de la caricatura a la que se alude en este poema”. El caricaturista político Thomas Nast “dibujó una de las primeras versiones de Santa Claus que fue aceptada de una manera más amplia. Esta imagen se publi­có en Harper’s Weekly en 1863. Durante los siguientes 23 años, así como al principiar el siglo xx, este Santa Claus duende fue presentado cada temporada navideña en esa publicación”.

 

El dibujo definitivo de Haddon Sundblom

Veintitrés años después de esta primera aparición pública de Santa Claus, en Atlanta durante 1886, nos recuerda ahora Eduar­do Galeano en el segundo tomo de su Memoria del fuego, “John Pemberton, boticario, ha ganado cierto prestigio por sus pócimas de amor y sus lociones contra la calvicie. Ahora inventa una medicina que alivia el dolor de cabeza y disimula las náuseas. Su nuevo producto está hecho a base de hojas de coca, traídas de los Andes, y nueces de coca, semillas estimulantes que vie­nen del África. Agua, azúcar, caramelo y algunos secretos completan la fórmula. Pronto Pemberton venderá su invento en dos mil trescientos dólares. Está convencido de que es un buen remedio; y reventaría de risa, no de orgullo, si algún adivino le dijera que acaba de crear el símbolo del siglo que viene”.

      Aca­baba de inventar, sin saberlo, la Coca Cola. Y fue esta refresquera la que, en 1930, decide incorporar a este icono navideño en su propaganda.

      “El artista Fred Mizen realizó el primer comercial para Coca Cola que incluía a Santa Claus; aquél mostraba un Santa Claus regordete, vestido de rojo y rodeado de niños dentro de una tien­da departamental. [Perol En 1931, Haddon Sundblom se alejó de la figura de duende y llevó a cabo un personaje más huma­no que representaría a Santa Claus en los anuncios que The Coca Cola Company presentaría en los medios de comunicación”.

 

Un Santa de 88 años

El modelo para su original fue el mentado agente de ventas ya re­tirado Lou Prentice. El concepto ―no el dibujo, viñeta o ilustración, que es de Sundblom― de este anuncio, en el que se observa a Santa Claus silenciando a un perro que se alegra al verlo para poder él, Santa, no el perro, beber tranquilamente su refresco (“El hombre más ocupado del mundo llega sonriendo después de... la pausa que refresca”, rezaba el texto), fue crea­do por Archie Lee, de la agencia de publicidad D’Arcy.

      Fue, hay que reconocerlo, uno de esos anuncios ingeniosos que no sólo dicen lo que quieren decir sino conforman un personaje, inventan un símbolo que es reproducido de inmediato por los distintos medios de comunicación. (¿Es posible repensar hoy en día a otro Santa Claus que no sea el creado por Sundblom para la coca?)

      Desde 1931 (el Santa que conocemos está cumpliendo, por lo tanto, 88 años de edad, apenas), y debido a los trazos plásticos de Sundblom, Santa Claus es el mismito que, por lo menos los del mundo occidentalizado, observamos calcado en los centros comercia­les en la temporada decembrina (si se hubiese aceptado la ré­plica del duende dibujado por Thomas Nast, hoy en día los enanos contarían con una segura fuente de trabajo cada fin de año).

      Un anuncio que se convierte en una “persona viva”, en la representación de una leyenda. El mentado agente de ventas retirado, Lou Prentice, nunca supo, ni se imaginó siquiera, que iba a tener una infinidad de dobles repartidos en el planeta (an­tes incluso de la aparición de la palabra clon). Que su cara, ya que Sundblom la pintó tal cual, es una de las más reprodu­cidas en los medios y buscada por los niños... cuando en vida los chamacos le huían, probablemente, al menor descuido.

      Destinos impensados de la vida.

VRP/JC

Modificado por última vez enMartes, 24 Diciembre 2019 20:27

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Reportajes

Mismos esquemas y simulación ante contaminación, acusa Redim

Por Erick Galicia Lozano

México.- La respuesta del gobierno para hacer frente al problema de contaminación continúa siendo bajo...

Balseros, transportadores de esperanzas

Por Mesa de Redacción

Tecún Umán.- Le dicen “el Pichi”, pero se llama Ulises y transporta sueños, personas que...

El fuego en Notre Dame encendió luces de alerta en México: Diego Prieto

Por Mesa de Redacción

* El director general del INAH asegura que la institución fortalece sus protocolos de prevención...

Diseños de Rigo Lewis marcaron un antes y después del Carnaval de Mazatlán

Por Lucía Tadeo Sánchez

Mazatlán.- Nacido justamente un domingo 14 de febrero de 1935, fecha en la que el...

Bazar Cuauhtémoc de antigüedades, un homenaje a la nostalgia

Por Mesa de Redacción

* Lo que para algunos es basura, para otros es un verdadero tesoro Por Claudia Pacheco...

Donald Trump y su "negociación" de 512 días

Por Alejandro Salas

México.- Fiel a la estrategia que le ha redituado rentabilidad en su país -y críticos...

La triste historia de “El Black”

Por Agustín Lozano y Javier Lira

México.- La cofradía en un picadero, puede llegar a ser tan leal como letal. Los...

¿Salario mínimo?, ¿qué es eso..? Lucha por sobrevivir en la Ciudad de México

Por María del Refugio Gutiérrez

México.- De su monedero desgastado por el uso, doña Gloria saca unas monedas para pagar...

Islas Marías, de una prisión a un centro para el aprendizaje

Por Angélica Guerrero. Enviada

  Islas Marías.- El ciclo de vida como Centro Penitenciario terminó en Islas Marías y ahora...