/** +/ Cine de migrantes, una mirada a crudas historias que buscan el "sueño americano" | Infórmate Diario

Sábado, 24 de junio de 2017 | 07:14 | Año XVII | No: 6052 | CEO: Francisco J. Siller | Directora General: Rocío Castellanos
Spanish Arabic Bulgarian Catalan Chinese (Simplified) Chinese (Traditional) Czech Danish English Filipino French German Greek Hebrew Hungarian Italian Japanese Korean Norwegian Polish Portuguese Russian Slovenian Swedish Turkish Ukrainian Vietnamese
A+ A A-

Especiales

Cine de migrantes, una mirada a crudas historias que buscan el "sueño americano"

 

México.- Víctor Ugalde, director fílmico e investigador, aseguró que el cine mexicano sobre migrantes refleja desde cuestiones aspiracionales, como la búsqueda de una mejor vida, hasta marginación y maltrato a los connacionales en Estados Unidos.

En su opinión, ejemplos hay muchos a lo largo de la cinematografía nacional, en la que se observa la mirada simple o crítica de cada uno de los cineastas.

Ugalde señaló en entrevista que una de las primeras cintas que abordan el fenómeno de la migración mexicana a territorio estadunidense es "Espaldas mojadas" (1953), una cinta en blanco y negro producida por ATA Films y Atlas Films.

En el elenco participaron David Silva, Víctor Parra, José Elías Moreno, Pedro Vargas, Lola Beltrán y Eulalio González “Piporro”.

Este drama social de 116 minutos de duración plasma en la pantalla la historia de “Rafael Améngola” (David Silva), quien huye de la justicia y contra todos los obstáculos logra pasar la frontera norte de México apoyado por el “pollero” “Frank Mendoza” (José Elías Moreno), socio a la vez del estadunidense “Mr. Sterling” (Víctor Parra).

Ya en la Unión Americana, “Rafael” no logra adaptarse y extraña a su país. La producción es acompañada musicalmente por temas como "Nací en la frontera", "Canción mixteca", "Desterrado me fui" y "Dos arbolitos", que le dan un tono nostálgico.

El investigador agregó que otra cinta de esa primera época es “Los desarraigados” (1960), dirigida por Gilberto Gazcón, quien se encargó también de coescribirla (adaptarla), y Humberto Robles Arenas (original).

Pedro Armendáriz, Ariadne Welter, Agustín de Anda, Sonia Furió, José Elías Moreno y Quintin Bulnes, entre otros, protagonizaron la película.

La trama describe el lado oscuro de la sociedad estadunidense y los problemas de adaptación de una familia mexicana a una nueva cultura y forma de vivir.

“Esos son dos ejemplos de este cine, que en ese tiempo denominaban como 'de la frontera', pero en realidad ya era de los primeros migrantes. Todavía me acuerdo ver al personaje que hizo David Silva tratando de cruzar y cómo los maltrataban los estadunidenses”.

Recordó que hay imágenes tremendas, como cuando les echaban plaguicida y cosas por el estilo en el cuerpo desnudo, a quienes viajaban en el ferrocarril; pero con la sensibilidad que tenía Alejandro Galindo, “Espaldas mojadas” representa una obra de arte.

Explicó que el cineasta ponía en evidencia el maltrato, la discriminación y el porqué migraban las personas, lo mismo hizo Robles en “Los desarraigados”.

Ugalde recordó que en ese tipo de películas se encuentran las primeras bases, que en 1970 el cineasta Rogelio Agrasánchez retomó.

"Él hizo algunas películas con el apoyo del gobierno mexicano, con Pelmex (Películas Mexicanas), la paraestatal que se creó para producir cintas para migrantes.

Puntualizó que a él, como investigador, le llamaron la atención todas aquellas películas que destacaban la migración del campo hacia el territorio estadunidense.

Dijo que entre los polos de atracción figuraba la ciudad de Los Ángeles, en las que se describe la travesía y vivencias de todos esos migrantes que ansiaban llegar a Estados Unidos.

“Hay una película importantísima que dirigió Jaime Casillas sobre un líder de allá, llamado 'Tijerina', si mal no recuerdo, que plasmaba a aquella persona que los protegía cuando llegaban al campo a la pizca de frutas y verduras".

Manifestó que el cine transfronterizo es una realidad. Hay quienes emigran cuando hay guerras, migran cuando hay crisis económicas, pero nunca había sido tan peligroso como en los últimos 15 años.

Para Ugalde, desgraciadamente se han ido poniendo más obstáculos, por ende existe ese cine de “los transterrados, de los migrantes, de los que emigraban del campo en los 80".

Comentó que se trata de películas que se hacían con un presupuesto de 100 mil dólares y eran interpretadas por Lorenzo de Monteclaro, los hermanos Almada u otros más de los que ahorita serían parte del "star system" mexicano.

Recordó que en los años 80 los presupuestos para ese tipo de películas era moderado, pero ya a finales del siglo XX se hizo con mayores recursos.

Actualmente, indicó, se filman nuevamente una gran cantidad de cintas que hablan de este problema de irse a buscar a la familia, la fortuna, o lo que sea, a Estados Unidos.

En su opinión, el cine de migrantes sigue interesando a la audiencia, como fue el caso de “La misma luna”, de Patricia Riggen, en 2007.

“Aunque en la historia se toca un tema que ya se abordó en 1980 con mayor énfasis. Los derechos para su exhibición en Estados Unidos y el resto del mundo fueron vendidos en 5.2 millones de dólares”, informó.

En la charla, Ugalde incluyó también el caso de "Padre Nuestro" (Sangre de mi sangre) (2007), dirigida por Christopher Zalla, con Jesús Ochoa, Armando Hernández y Jorge Adrián Spíndola.

La trama describe la pesadilla de “Pedro” (Adrián Síndola), quien con el afán de encontrar a su padre (Ochoa), se propone a cruzar la frontera para llegar a Brooklyn, en Nueva York, donde se supone radica su progenitor.

En su travesía, “Pedro” confía su secreto a “Juan (Armando Hernández), un chico criminal que huye de México y lo traicionará, pero además lo suplantará ante el padre que tanto busca.

“Como verás, el tema de los migrantes es recurrente desde una óptica un tanto dramática que impacta, por lo que uno puede imaginar qué le sucede a todas aquellas personas que buscan el 'sueño americano'”, dijo.

Es así que en la cinematografía nacional han desfilado filmes como “La china Hilaria” (1939), de Roberto Curwood, con Pedro Armendáriz, Alicia Ortiz, Gilberto González; “Una gallega en México (1949), de Julián Soler, con Niní Marshall y Joaquín Pardavé.

Se agregan “Pito Pérez se va de bracero” (1948), de Alfonso Patiño Gómez, con Manuel Medel; “Primero soy mexicano” (1950), de Joaquín Pardavé, con Luis Aguilar, Flor Silvestre, Arturo Soto y Lupe Inclán.

También figuran “Yo soy mexicano de acá de este lado” (1952), de Miguel Contreras Torres, con Abel Cureño, Rodolfo Acosta y Dolores Camarillo, y “El bracero del año” (1964), de Rafael Baledón, con Eulalio González.

Además están “Deportados” (1977), de Arturo Martínez, con Julio Alemán, Norma Lazareno, Eleazar García “Chelelo”, así como “Un día sin mexicanos” (2004), de Sergio Arau, con Eduardo Palomo, Yareli Arizmendi, Caroline Aarón y Tony Abatemarco, entre muchos otros títulos.

Reportajes y Especiales

Prev Next

Visit the best review site bbetting.co.uk for Bet365 site.

Infórmate.com.mx ©2000-2016. Derechos Reservados. Registro Indautor 04-2014-020610124900-203.