/** +/ Todas las Columnas | Infórmate Diario

Miércoles, 28 de junio de 2017 | 15:55 | Año XVII | No: 6056 | CEO: Francisco J. Siller | Directora General: Rocío Castellanos
Spanish Arabic Bulgarian Catalan Chinese (Simplified) Chinese (Traditional) Czech Danish English Filipino French German Greek Hebrew Hungarian Italian Japanese Korean Norwegian Polish Portuguese Russian Slovenian Swedish Turkish Ukrainian Vietnamese
A+ A A-

Todas las Columnas

¡Sursum, corda!

¡Por honor a la especie humana,
no estéis más de rodillas!

Moisés EDWIN BARREDA
Estamos a días de elecciones de gobernador en el Estado de México. Los habitantes de esa localidad argumentan --y coincidimos— las llaman cruciales porque refrendarán en las urnas el triunfo que en la práctica ya dieron a la profesora Delfina Gómez Álvarez, candidata de la oposición real, no la de partidos políticos engendros de la PRIdictadura.
Lo más importante de todo es que dicha victoria significará el fin de una de las muletas fundamentales de la oligarquía: el grupo Atlacomulco, y en su desplome arrastrará a esa dictadura de partido.
La experiencia obliga a temer fraude electoral o el asesinato como último recurso para frustrar el triunfo de la candidata de Morena, dado que fracasó la PRIdictadura en su desesperada compra de votos del electorado, muy costosa pero sufragada con dinero del erario.
Por ese temor reproducimos uno de tantos artículos que escribió Federico González Garza, uno de los revolucionarios que renegaron de Madero cuando éste al traicionó a la Revolución, publicado en El Anti-reeleccionista el 29 de agosto de 1909. Justificaba los llamados al pueblo a combatir también mediante el voto, a la dictadura porfirista. Su título, “¡Sursum, corda!”, significa “¡Arriba, corazones!”:
“La Patria mexicana, al trasponer apenas los umbrales del presente siglo, encuéntrase de súbito obligada a resolver uno de los problemas más trascendentales de su existencia como nación republicana.
“Sus hermanas latinas y los pueblos más civilizados del globo, van a constituir el tribunal severo que pronto habrá de juzgar si definitivamente somos un pueblo que por amor a la democracia merecemos vivir libres al lado de la gran República sajona, o si hemos de tomar por siempre el título de la Turquía Asiática del continente Americano.
“El dilema es fatal: el honor o la vergüenza.
“¿Qué mucho, pues, que el alma nacional se agite y tiemble con la invencible angustia de todo noble ser que ve amenazada su honra, más valiosa que su vida?
“¿Y cómo no ha de estremecerse y agitarse si todos sus sueños de liberación se han desvanecido de improviso al vil contacto de la impura realidad?
“¿De qué ha servido entonces este recogimiento disciplinario de patriotas que tan luengos años hemos mantenido, si al fin había de convertirse en una irreparable y vergonzosa mutilación de nuestra personalidad política, que rebaja nuestra dignidad de hombres al ínfimo nivel de los más abyectos sudras de la India?
“Hacia este vórtice de deshonor y de ignominia. que arrastra y sepulta entre sus vertiginosos giros a los pueblos en donde sólo florece como una flor maldita el servilismo, hacia allá va nuestra nacionalidad si los buenos hijos de esta tierra no lo impiden.
“Y observad, para mengua de nuestro decoro, que quienes nos llevan hacia el desastre, son una insignificante minoría numérica, compuesta de los hombres del poder, quienes creen contar con todas las fuerzas nacionales.
“¿Y por qué perseveran en su nefanda obra de envilecimiento los actuales detentadores del gobierno?
“Ellos lo han dicho: porque nuestra cobardía y falta de civismo nos hace ser indignos de ser un pueblo libre que sabe darse sus gobernantes.
“¡Y a pesar de tan enorme afrenta, vosotros enmudecéis tal cual lo hiciera un vil esclavo de las edades bárbaras!
“¿Cómo no se os ha de tratar con desprecio si os conducís cómo si hubierais abdicado de vuestra categoría de hombres?
“¡Por honor de vuestra raza, desmentidlos!
“¡Por honor a la especie humana, no estéis más de rodillas!
“Mirad: la Patria está convulsa; ved en su rostro el medroso gesto de las hondas inquietudes.
“Atended el llamamiento suplicante que en estas horas de angustia surge de sus labios; porque ¿quién ha de salvarla si no sus propios hijos?
“Próceres de la inteligencia, del carácter y de todo lo que de más noble y santo y bello puede encerrarse en esta Patria, producto nobilísimo de dos razas heroicas; venid presurosos a colocaros al frente de sus grandes destinos.
“Abandonad la vida muelle, indiferente y servil a que os habéis entregado, bajo la influencia de gobiernos corruptores, para regalar sin tasa vuestros groseros y sórdidos sentidos.
“Recordad que si cada uno de vosotros renunciáis a hacer el menor esfuerzo para conquistar el honroso título de ciudadanos, os cerráis voluntariamente las puertas que os conducirán a disfrutar de una vida mejor, más digna y más conforme con la naturaleza humana, y así no oontribuiréis con vuestro criminal indiferentismo a que la Patria de nuestros mayores se convierta en el ludibrio de los países civilizados.
“Si sois patriotas, cuidad de trasmitir a vuestros descendientes un nombre limpio, y eso no lo conseguiréis en tanto que seáis esclavos y no ciudadanos.
“Si así no lo hiciéreis, de hoy (en) más (adelante) vuestras esposas debieran no sentir orgullo de acompañaros en el camino de la vida; porque no queréis ser hombres completos, porque lleváis a vuestros hogares una personalidad trunca, ya que desde sus primeros pasos iniciáis a vuestros hijos en la escuela de la corrupción, enseñándoles a considerar como modelos de patriotas a los déspotas que nos engañan y arrebatan nuestras libertades.
“Llenar así vuestras obligaciones de jefes de un hogar, es alimentar siervos para toda abominable tiranía; pero nunca crear ciudadanos que sepan honrar y defender a la República.
“No se os llama a las armas, las que jamás debéis esgrimir contra vuestros hermanos; la Patria os llama para que forméis pacíficas falanges de ciudadanos y, con la ley por único escudo, ir a depositar, con la serenidad que presta el cumplimiento de un deber sencillo, el voto que vuestra conciencia os dicte, en favor de hombres que os conduzcan por las vías del honor y la justicia, hacia las altas cimas de la democracia y del progreso.
“Venid a empuñar nuestro estandarte, hombres de valimiento, próceres de nuestra patria, que amáis la libertad como el ambiente único que a los pueblos dignifica.
“Nosotros militaremos a vuestras órdenes en las últimas filas, que al fin hay más honor en ser recluta de pacíficos ejércitos redentores, que gran generalísimo de huestes sanguinarias de la opresión.
“Mas si acaso os mantuvieseis indiferentes al clamoroso llamado de la Patria, no lancéis más tarde vuestras tristes lamentaciones contra los déspotas futuros; nuevos cómitres despiadados, pero que bien los merecéis, vendrán a castigar a latigazos vuestras almas y cuerpos de galeotes!
“¡El dilema es fatal: el honor o la vergüenza!”

Visto: 409

Reportajes y Especiales

Prev Next

Visit the best review site bbetting.co.uk for Bet365 site.

Infórmate.com.mx ©2000-2016. Derechos Reservados. Registro Indautor 04-2014-020610124900-203.