Brasil busca reforzar liderazgo agropecuario sin destruir Amazonas | Infórmate Diario

Domingo, 20 de agosto de 2017 | 06:52 | Año XVII | No: 6108 | CEO: Francisco J. Siller | Directora General: Rocío Castellanos
Spanish Arabic Bulgarian Catalan Chinese (Simplified) Chinese (Traditional) Czech Danish English Filipino French German Greek Hebrew Hungarian Italian Japanese Korean Norwegian Polish Portuguese Russian Slovenian Swedish Turkish Ukrainian Vietnamese
A+ A A-

Información financiera

Brasil busca reforzar liderazgo agropecuario sin destruir Amazonas

Por Heriberto Araújo. Corresponsal.

Río de Janeiro, 17 Feb .- El aumento de 30 por ciento de la deforestación amazónica en 2016, puso al Gobierno brasileño y a la sociedad civil en alerta para contener la destrucción del bosque y lograr un aumento en la producción agropecuaria en cultivos estratégicos como la soja, que genera ventas exteriores por millones de dólares.

Los más recientes datos revelan un crecimiento de 29 por ciento del área deforestada o quemada en el Amazonas, que en 2016 perdió ocho mil kilómetros cuadrados de selva.

“Ese aumento tiene diversas causas, pero la principal es la inestabilidad política, de crisis económica y que generó la percepción de ausencia del Estado y de la fiscalización, lo que respondía a una realidad por falta de medios”, explicó a Notimex, el secretario de Cambios Climáticos y Bosques del ministerio de Medio Ambiente, Everton Lucero.

Sin embargo, “esa situación ya fue resuelta”, aseguró Lucero, uno de los negociadores de Brasil en los acuerdos climáticos de París, Francia.

La destrucción de la selva tiene como vector la transformación de las tierras para que produzcan, es decir, la apertura de nuevas áreas para el plantío de monocultivos (soja, maíz, caña de azúcar), así como la producción de ganado bovino, que en 40 años se ha multiplicado en áreas del Amazonas.

“También existe el componente de la especulación de la tierra: muchas personas deforestan para reclamar posteriormente la propiedad de esas tierras que son en realidad del Estado”, explicó a Notimex, el coordinador de campañas de Greenpeace Brasil, Nilo d’Ávila, en referencia a un fenómeno que en el país se conoce como “grilagem”.

En las últimas dos décadas, Brasil se convirtió en una potencia mundial agropecuaria, gracias a la extraordinaria ventaja natural de su clima, así como al desarrollo de tecnologías que han permitido, por ejemplo, que un grano como la soja –característico de zonas temperadas- den hasta dos cosechas por año en regiones tropicales.

Las exportaciones brasileñas agropecuarias rozaron los 85 mil millones de dólares el año pasado, sostenidas por los 25 mil millones de ventas en soja y derivados; así como a los 14 mil millones en carne de todo tipo.

Este año la producción debe alcanzar un nuevo récord, según el sector, que se frota las manos ante una cosecha récord e ingresos en aumento, en momentos en que los precios de algunas commodities agrícolas se recuperan.

“Ya se ha comprobado en Brasil que se puede aumentar la producción de ganado y de monocultivos sin aumentar las áreas deforestadas”, aseguró Lucero, al tratar de despejar cualquier duda sobre si el aumento del lucro agrícola puede provocar una mayor deforestación.

La expansión del sector agropecuario ha dejado una profunda huella medioambiental, y la producción agropecuaria y la destrucción del bosque para abrir nuevas áreas para cultivos son hoy responsables del 70 por ciento del total de las emisiones de gases con efecto invernadero del planeta, mucho más que la industria o el parque automovilístico.

Sin embargo, algunos investigadores brasileños trabajan con técnicas para reducir el impacto en las emisiones, sobre todo de metano, muy intensivos en animales rumiantes como las vacas.

Patrícia Perondi, investigadora en la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (EMBRAPA), coordinó un estudio realizado durante cinco años en los que fueron evaluadas las condiciones para reducir las emisiones de CO2 y CH4 (metano) derivadas de la producción de ganado en libertad, condición como se produce en Brasil.

Perondi explicó a Notimex que mezclando algunos componentes en la dieta de las vacas –como derivados de la fruta con la que se produce aceite de palma- se puede conseguir una reducción de hasta el 40 por ciento en las emisiones de metano que las vacas expulsan en eructos y flatulencias.

“El objetivo de Brasil es seguir aumentando el rebaño sin aumentar el área”, señaló la investigadora, que admite que “no tiene sentido deforestar el Amazonas para colocar una cabeza de ganado”.

El rebaño comercial brasileño –el mayor del mundo, con más de 210 millones de cabeza de ganado- protagonizó una ‘migración’ hacia el Amazonas en los últimos 40 años que ha reconfigurado la economía de regiones en las que, tradicionalmente, no existía apenas producción agropecuaria.

En 1974, existían 15.8 millones de vacas en los estados amazónicos brasileños, mientras en 2015 el censo del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) registró 75 millones de animales.

Esa ‘migración’ del rebaño, impulsada durante el período de “ocupación del Amazonas” promovido por la dictadura brasileña (1964-1985), ha tenido un impacto en la deforestación de la selva, que en tres décadas perdió en torno al 20 por ciento de su área de bosque nativo.

Reportajes y Especiales

Prev Next

Visit the best review site bbetting.co.uk for Bet365 site.

Infórmate.com.mx ©2000-2017. Derechos Reservados. Registro Indautor 04-2014-020610124900-203.